Opinión

En memoria de quienes han fallecido en 2020, en especial a causa del Covid-19

Decisiones.- Si bien mencioné en mis anteriores opiniones sobre una gran oportunidad que tenemos y un gran reto a afrontar en esta pandemia es la educación, pero a casi 3 meses de que se iniciará el ciclo escolar es triste ver que la actual administración federal, estatal e incluso municipal (por hacer un mínimo esfuerzo) siguen sin interesarse a crear un punto de inflexión para el bien social de la ciudadanía y prefieren mantener el actual sistema educativo de “zombis” que nos dota esta receta: “Una dosis de falta de criterio, cuestionamiento e innovación”. Esto no es de sorprenderse, lo que es de sorprender y, a la vez de temer, son los efectos que han generado la ignorancia, la desinformación y el miedo en la sociedad mexicana.

<

Por esta y muchas razones más me saldré de los temas de emprendimiento, ciencia, educación y negocios que concierne esta columna de opinión por esta ocasión para poder discutir y mencionar lo que es en verdad una tragedia por cualquier arista o perspectiva que se quiera analizar u observar.

<

Han transcurrido 8 meses desde que este virus arribara a tierras aztecas y que el gobierno federal no se haya preparado para tal situación. Los costos han sido hiperbólicos, de una magnitud que ante todo especialista y experto de cualquier organización mundial, educativa, asociación civil o gubernamental ha catalogado como lo acontecido nada comparable con hace 100 años en lo económico, social y sanitario, incluso más que la Gran Depresión.

<

Seré directo, preciso y conciso. Veamos los números y las estadísticas para entender la tragedia que hemos vivido. Iniciando con el punto de los empleos y empresas que han desaparecido, de las personas que perdieron posiblemente y quizás su único ingreso para atender las necesidades de su familia. Hasta el mes de mayo se contabilizó que más de 10,000 empresas formales pasaron a mejor vida y que los sueños y esfuerzos de estas personas tuvieron que cerrar el telón por la pandemia, pero también por la maldita inacción que optaron nuestros funcionarios públicos. Pocas acciones se realizaron al ver el daño, pero no compensa ni poquito con el impacto propiciado a estas familias.

Lo peor de todo es que todavía hay negocios que no puedan mantenerse a flote por el simple hecho que la demanda relacionada a su actividad no se ha reactivado de manera “saludable”. Se estima que más de 30,000 empresas y negocios formales e informales han desaparecido al cierre de octubre. Si nos vamos a la parte de los empleos formales, el panorama fue desolador en su momento y presenta signos débiles de recuperación a nivel nacional. Muestra de ello es la gráfica que la organización “México ¿cómo vamos?” realizó para dimensionar la caída. Se perdieron alrededor de 838 mil 000 empleos formales de enero a mayo. Si bien hubo ya una recuperación gradual en el empleo, pero débil, de 113 mil 850 nuevos empleos formales en el país con un sueldo promedio de 402.8 pesos por día, según reportó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Lo cual en el año se ha perdido aproximadamente más de 720 mil 000 empleos formales, sin contar los informales.

Gráfica: Generación de empleos formales. Autor: Animal Político.

Como consecuencia de estos hechos, se han incrementado las distintas caras de la pobreza que se tienen en México. Bien lo dijo, “primero los pobres”, y vaya que han sido los primeros en padecer y sufrir los efectos de una mala estrategia que no ha funcionado. Siguiendo las personas de clase media que pasaron a clase baja o a pobreza, dependiendo de la situación de cada familia. Lo que categoriza esta administración es que ellos no son pobres, siguen siendo de clase media y pueden salir adelante ante la situación desastrosa. Vaya manera de destruir la riqueza de los mexicanos y no apoyarlos.

Eso sin antes no mencionar el “Rest In Pace” (Descanse en Paz) a los FIDEICOMISOS. Varios columnistas lo hemos señalado rotundamente en cómo este gobierno, con sus adoctrinados del partido en el poder de diputados y senadores, le dieron en toda la torre a los siguientes rubros. Los fideicomisos que pasaron a mejor vida fueron:

  • 65 fideicomisos del Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología),
  • 26 son de Centros de Investigación,
  • 18 más destinados a proyectos como el Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Fondo de Desastres Naturales (Fonden), Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento y de estímulos al Cine nacional.
Gráfica: Infobae.

Aquí la lista detallada de cómo royeron estos personajes dinero ajeno que confabularon a darle mejor uso cuando en la ley y en la Carta Magna lo mandata de manera clara, ¡lo que hicieron es ilícito! En fin, ellos están en el poder, modifican a su gusto la Constitución y vivimos en un país surrealista de ignorantes y todo gracias a nuestro sistema adoctrinado de educación: máquina de “zombis” dependientes de programas pobres sociales, muestra de ello es el crecimiento desmedido del padrón de beneficiarios de los apoyos sociales de la 4T. En otras palabras, clientelismo.

La pandemia ha profundizado una desigualdad social mortal que se refleja en la siguiente gráfica que es catastrófica: la mortalidad de pacientes con COVID 19 en hospitales del IMSS es 3 veces mayor comparado a la de hospitales privados. La fuente de la información es la base de datos publicada a diario por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, en su versión del 13 de agosto, pero el punto a discutir es la razón por la cual no se analizan estos datos, sino solo solo se recaban. Mariano Sanchez Talanquer, profesor del CIDE, hizo la investigación y el análisis al corte del 13 de agosto, por el que estamos observando dentro de esta opinión. Es increíble que nuestro sistema de salud esta muy lejos de ser a ese sueño aspiracional utópico de la actual administración sin antes atender los problemas internos como falta de medicinas, malas gestiones administrativas, entre otras.

Gráfica: Mariano Sánchez Talanquer para Nexos.
Gráfica: Mariano Sánchez Talanquer para Nexos.

Aunado a esto, están las muertes de aquellos que salvan vidas. Esos ángeles que el 23 de octubre lo festejaron trabajando, en una larga jornada de más de ocho meses, siete días a la semana, 24 horas. En el país han muerto más trabajadores de la salud que en cualquier otro lugar del mundo, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional. Que impotencia de noticia de tener el primer lugar de médicos muertos por esta pandemia mal administrada por parte de los gobiernos. Pero no todo es culpa de los gobiernos.

También están aquellas personas que no se sensibilizan y concientizan en usar cubrebocas y seguir los protocolos sanitarios y puedan contagiar a más personas sin saber. Esto se refleja con el número de contagios y, por ende, el número de fallecimientos: casi 900,000 contagios acumulados y casi 90,000 defunciones por el virus (según registros del gobierno federal). Sumando así también en dos años 65 mil asesinatos, mientras policías estatales y municipales siguen con carencias de capacitación y salario precario. Un segundo error de octubre, un octubre de horror, de pesadilla, de miedo.

Fotografía tomada de Brasil, lo que puede suceder en México. Fuente: www.technologyreview.es

Los familiares de todas estas personas no pudieron realizar sus rituales tradicionales de luto para sus seres queridos como se realizaban previo a la pandemia y, créanme, esto tiene un costo emocional que se trasladará a diferentes costos, en especial al político. Si bien he conocido personas, desde familiares y familiares de estos hasta familiares de conocidos y amigos, que han fallecido por causa del mal manejo de la pandemia en México. Si bien a las autoridades de salud de este gobierno federal, más el señor de Macuspana que observa la situación desde Palacio Nacional, no les extrañe que reciban demandas por negligencia médica, ignorancia e inhumanidad por ser lo que es México en tema de muertos por COVID 19… “Y los muertos que faltan de esta pandemia y de otras…” diría uno de los 4 jinetes del apocalipsis.

Y a lo dicho por Bill Gates va para largo esta pandemia, según el cofundador de Microsoft, “hasta finales del 2021…” por lo que hago hincapié nuevamente a lo siguiente:

  • Usar cubrebocas.
  • Seguir instrucciones sanitarias de expertos oficiales, distinguidos y de excelencia a nivel nacional e internacional

Si bien este virus es como la combinación del alcohol y el carro; si vas a salir, cuídate y no manejes tomado. Lo mismo para el Covid-19, si vas a salir, usa cubrebocas y sigue los protocolos sanitarios. Cada uno es corresponsable de lo que le pase a uno mismo y a los demás. No podemos ser egoístas y llevarnos a todos juntos a La Chingada (no aquel lugar hermoso y bello de Nuevo León, sino la otra). En fin, les dejo esta calaverita en honor y en memoria de nuestros muertos de México de este año. Feliz día de muertos y cuídense mucho por favor.

Calaberita: Ulrich Castro.

Etiquetas

Ulrich Castro Becerra

Ulrich Castro es consultor en Planeación Estratégica y actualmente estudiante en Ciencia de Datos (Big Data). Ingeniero Industrial y de Sistemas por el ITESM Campus Guadalajara, Green Belt por Arizona State University, Black Belt por el Lean Six Sigma Institute, especialista en Logística Internacional y Planeación de la Demanda.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido