Opinión

El outsourcing en México

Decisiones.- El outsourcing en un esquema mediante el cual el patrón elude sus responsabilidades laborales para con su trabajador, contratando a otra empresa en este caso “C” quien dará de alta y le pagará sus nóminas y lo registrará ante el IMSS con un salario menor al que percibe y con una prima de riesgo muchas veces menor.

El diseño original del outsourcing era subcontratar a los empleados que tenían responsabilidades ajenas al giro de la empresa, así por ejemplo, una empresa que se dedica a fabricar chocolates podría tener en su nómina directamente a toda persona que estaba involucrada en el proceso de producción del chocolate y podía subcontratar a personal administrativo, guardias de seguridad, Intendencia, veladores y todo aquel que su trabajo no tuviese que ver con la producción o distribución del chocolate.

Lo que sucedió en la especie es que muchas empresas dieron de alta a sus trabajadores mediante el outsourcing dejando unos cinco o 10 para sí mismos para mantener las apariencias. Y lo que sucedía era lo siguiente:

Pedro y Juan son trabajadores de la misma planta de chocolates.

Pedro trabaja para la empresa como auditor de calidad directamente contratado y sindicalizado por la empresa chocolatera y el sindicato de trabajadores de lácteos y sus derivados.

Juan trabaja para la misma empresa chocolatera como ingeniero químico encargado de procurar el proceso de esterilización de los tanques y calcular la mezcla correcta de azúcares, caco y la alcalinidad de la leche.

Ambos realizan labores estrictamente afines al proceso de producción de la empresa pero por cuestiones económicas, personales y de “desempeño” a Pedro le dejaron sindicalizado y con base de planta en la empresa chocolatera mientras que a Juan lo movieron a outsourcing. Ambos tienen, cada uno más de 20 años de antigüedad.

 Aquí algunas diferencias

De lo anterior inferimos que a pesar de que Juan en apariencia gana más que Pedro, Pedro tiene mejores condiciones laborales en todos los aspectos. Pedro al tener un contrato por tiempo indeterminado y el apoyo de su sindicato ha podido hacer planes a largo plazo, contraer deuda y poder asegurar un mejor futuro para su familia.

Juan por el contrario, ha tramitado su crédito de vivienda, que por sus condiciones laborales ha sido puesto en el plazo mayor y con más alto interés.

Pero lo preocupante no termina ahí. Veamos las diferencias en caso de indemnizaciones, jubilaciones, incapacidades y muerte en el trabajo.

Juan al ser empleado de una empresa tercera o también llamada outsourcing no tiene reparto de utilidades porque la empresa normalmente es un despacho fiscal y contable que recibe únicamente el pago de la nómina y lo dispersa a su vez, con ello, mediante otra empresa ligada a la misma cuenta, libera una factura por el total de lo que pagó de la nómina del mismo dinero del patrón bajo un concepto de capacitación o mejora que obviamente le servirá a la empresa chocolatera para deducir impuestos por capacitación o mejora.

La empresa de outsourcing normalmente tiene una serie de empresas fantasmas entre las que va trasladando el IVA hasta que lo extingue y se queda con el total de la factura por “Prestación de Servicios”, así como por el total de las prestaciones que le cobra al patrón pero que le quita al trabajador al tenerlo registrado con un salario menor y una prima de riesgo menor.

El outsourcing como podrá apreciar el lector no sólo perjudica al trabajador, sino que a la vez, ayuda a la empresa a evadir impuestos mediante facturas que amparan actos jurídicos simulados.

El outsourcing libera al patrón de facto de cualquier tipo de responsabilidad legal, pues de hecho, el patrón es quien tiene registrado al trabajador subcontratado.

Con las reformas del 30 de noviembre de 2012, en las que se reguló el outsourcing, la situación de Juan, pasó a ser la de poco más de 4.7 millones de personas en 2019. Mientras que entre empresas y subcontratistas han evadido el pago de 500 mil millones de pesos anuales al SAT y al IMSS precarizando las condiciones de trabajo, volviendo a las personas en mera mercancía de intercambio.

Es importante resaltar en este punto, que lo que hace falta en un país para que pueda salir adelante son más y mejores empleos, salarios dignos y realmente competitivos. Muchos de los criminales en México se hacen por necesidad, sin pretender justificar la inseguridad. La sociedad se descompone cuando hay niños que se quedan solos en casa porque ambos progenitores deben salir a buscar el sustento. Si el dinero no alcanza no hay alimentación adecuada, no hay educación de calidad, se pervierten las juventudes quienes o emigran a otros países o terminan en las garras del crimen organizado que ofrece un ingreso que las empresas privadas no, beneficiados y auspiciados por los gobiernos en turno.

Ahora que se discute en el Congreso de la Unión, modificaciones que limitarán las prácticas abusivas de las empresas de subcontratación, es bueno reflexionar que al amparo de la luz del capitalismo puro y duro, el crecimiento de los países con economías emergentes viene aparejado del recrudecimiento de las desigualdades y sociales y con ellas, la descomposición del tejido social.

Etiquetas

Eliseo Becerra

Abogado ocotlense.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido