Opinión

Siete mil 200 millones de pesos

Decisiones.- Suele decirse que en calendarios electorales “no hay México pobre”. Y esto se corrobora con creces al revisar el presupuesto destinado para los partidos políticos y candidatos independientes en el ejercicio 2021 que supera los siete mil 200 millones de pesos distribuidos de la siguiente forma. Aquí no hay crisis ni recesión:

  1. Actividades ordinarias permanentes: $5,250,952,127
  2. Gastos de campaña para Partidos Políticos Nacionales: $1,575,285,638
  3. Gastos de campaña para Candidaturas Independientes: $31,505,713
  4. Actividades específicas: $157,528,564
  5. Franquicia postal: $210,038,090
  6. Franquicia telegráfica: $693,504

Según el INE el gran total es de: $7,226,003,636 una cantidad ofensiva si se contrasta con la realidad económica que padece la nación y más por los monumentales niveles de insatisfacción atribuidos a una democracia manchada por la corrupción, desigualdad, violencia con nula garantía de trabajo y servicios de salud infrahumanos. Escenarios que se agudizan por una pandemia que azota a la humanidad.

Si se hace un ejercicio de memoria, en el 2019 se presentó una iniciativa de reforma constitucional confeccionada para disminuir el financiamiento de partidos políticos al 50 por ciento, misma que no se aprobó en la Cámara de Diputados por argumentos de inequidad en las contiendas y por una supuesta intervención del Estado para favorecer al Partido del Ejecutivo en turno. Visión conspirativa que se escucha en los sótanos de la “grilla”.

Lo que es una realidad es el porcentaje global del incremento presupuestal en relación con el año 2019: 30 por ciento más para el proceso electoral que inicia el 7 de septiembre de 2020 y concluye (simbólicamente) el 6 de junio de 2021.

¿Qué es lo que se aproxima para los inmediatos 10 meses? se podrá ver un árbitro electoral, enfocado en revisar el padrón electoral y listas nominales, la asignación de porcentajes a los ocho partidos en contienda y la capacitación electoral a los ciudadanos que fungirán como capacitadores-supervisores electorales.

Además se suma la revisión de los espacios para instalar las casillas, la designación de consejeros electorales; convocatorias para los observadores electorales; así como definir los centros de acopio y el equipamiento a las Juntas Locales que se transformarán en Consejos Electorales garantes de salvaguardar el voto de los ciudadanos tanto en México como en el extranjero (por mencionar algunas actividades).

En el rubro de partidos políticos podremos ver dos nuevos jugadores con registro condicionado, los otros cinco se quedaron en “la lona”, a saber:

Además de Movimiento Ciudadano (MC); Partido Revolucionario Institucional (PRI); Partido Acción Nacional (PAN); Partido de la Revolución Democrática (PRD); Partido Verde Ecologista (PVEM); Partido del Trabajo (PT); que conforman un gran bloque de ocho institutos políticos se ha minimizado algo que es visible a todas luces y es el hartazgo de muchos sectores de la sociedad que ven en este estipendio de lo público más de lo mismo, entonces los siete mil millones son solo un pretexto para seguir cobijando a una élite que cada vez está más lejos de la gente a la que se debe. Esperemos un armónico proceso electoral, situación que se antoja muy complicada porque aún falta definir la Revocación de Mandato para Andrés Manuel López Obrador. Ya el tiempo nos dará la razón.

Etiquetas

Magdiel Gómez

Politólogo y Profesor Investigador de la Universidad de Guadalajara. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y Coordinador del Programa Doctoral en Ciencia Política del Centro Universitario de la Ciénega.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido