Opinión

Las claves para un mejor futuro.

Decisiones.- Estamos en el onceavo mes del año, a unas cuantas semanas más para que se anuncie como un hecho definido que el 2020 fue un año que nos marcó definitivamente. Y nos seguirá marcando. Hemos visto en las últimas noticias cambios repentinos, de un calado monumental, posiblemente ya existentes y que no les dábamos importancia porque el foco de nuestra atención pública no los consideraba en su radar o por otras razones que solamente aquellos que administran a los grupos sociales lo sabrán. Sin embargo, estos momentos son como las bombas con mecha larga, que algo o alguien las enciende y es solo cuestión de esperar hasta que la mecha vaya acortándose hasta generar una gran explosión y con ello un gran caos. 

<

Muchas veces, y por experiencia propia, no nos ponemos a pensar en los actos que hacemos día con día por la rutina programada que realizamos. Dejamos la conciencia de lado para que la presión y el estrés de nuestras vidas y nuestro entorno nos absorba  poco a poco. Y esto se debe más que nada a que no prestamos atención e incluso no ejercitamos aquel músculo que nos da la capacidad para resolver situaciones y eventos de cualquier índole: el cerebro. Este músculo que al igual que todos los demás, deben estar en constante entrenamiento y uso para mantenerlo activo, aunque queda claro que como personas no lo hemos aprovechado en todo su potencial.

<

Esto es porque gran parte de las personas sigue sin dar un voto de confianza a la ciencia (lo podemos ver en la pandemia y el uso de cubrebocas que las personas en México no lo ven necesario al momento de salir a la calle y en lugares concurridos y cerrados), la falta de conciencia de los actos que generan (causa y efecto; contagio – propagación por decir un ejemplo cercano a la realidad), la paciencia que todos tuvimos en su momento y otros han decidido en ser irresponsables por atender su vida social con gran número de personas desconocidas sin las medidas pertinentes. Todo por querer socializar a gran escala en época epidemiológica. 

<

Vaya que la persistencia de estas personas no fue positiva y hoy lo vemos con el número de decesos y como lo ha mencionado la OMS, este virus será endémico como el VIH con el cual la humanidad tendrá que coexistir a la par. Si bien hay muchas palabras mencionadas con el sufijo “ciencia” y aquí mi pregunta: ¿Por qué no le hacemos caso a la ciencia? ¿Es porque es fría, dura, aburrida y nada interesante? ¿No da felicidad o cual es ese efecto que hacen que la ciencia no les guste a los niños de temprana edad? Si lo analizamos bien, como lo he mencionado anteriormente, nuestro sistema educativo es tan obsoleto que da pena.

Pero eso no significa que todo esté perdido. Porque con el simple hecho de observar se puede crear el rumbo de un nuevo emprendimiento. La ciencia ha generado mejor bienestar y calidad de vida para todos, lo vemos con el Internet y los dispositivos como celulares, Smart TV, drones, entre otros que ayudan a obtener información ágil. Aquellos que cuestionen que no es verdad y que hemos empeorado, no los contradigo. Porque la realidad así lo dicta y no hay mejor muestra para ello que el cambio climático. 

Veámoslo como está el municipio tabasqueño de Macuspana, el municipio tabasqueño más afectado por la reciente inundación y que sus pobladores aseguran que nunca se había inundado cómo esta ocasión, en la que resultaron afectados la mayoría de los casi 80 mil habitantes (algo similar a la población ocotlense); con temor a seguir incrementando el nivel del agua por el clima “atípico” que en muchas ocasiones la ciencia lo advirtió a los mandatarios y no hicieron nada. El efecto fue decretar estado de emergencia y activar el plan DN-III pero, ¿Cuánto tiempo durará que restablezca este municipio y la región sureste del país? Desconozco, y más sin ya contar con los fideicomisos que apoyaban a sanear y tener una pronta recuperación ante este tipo de fenómenos naturales.

Ojalá que no impacte mucho en la inflación nacional esta falta de apoyo y de otros fenómenos que suceden en otros lugares del país. Tal cual vemos dos aristas de avances y desgracias en nuestras vidas, augurando algunas personas que es el apocalipsis. Yo les digo y los invito a no caer en frías aseveraciones y a mejor actuar sacudiendo ese miedo que nos paraliza. La ciencia, la creatividad y el conocimiento han impulsado emprendimientos y negocios interesantes que atienden no solo a necesidades básicas de las personas, sino a los grandes retos del porvenir. Pero esto no será posible sin la participación de nosotros, las personas.

Las y los ciudadanos tenemos que participar y actuar para mejorar nuestro entorno. Muchos dirán que eso no es emprender y que no es poner un negocio. ¿Y si les dijera que también existe el emprendimiento social?  México lo tiene y así como su emprendimiento para desarrollo de empresas con margen de utilidad, también se destaca con empresas sociales para un mejor país. Si algo se destaca México es su gente y esta gente tiene el gen emprendedor, porque esta nación es tierra de emprendedores. Que tengan dificultades para sobrevivir en el plazo de 5 a 10 años ya son otros puntos de liderazgo y educación de cada persona que influyen mucho en la toma de decisiones, pero lo podremos explicar en la siguiente quincena.

Infografía: Entrepeneur.

El reto que han organizado las autoridades estatales y municipal y han invitado a la ciudadana es sumamente interesante con el Hacking Hub. Este evento plantea que aquel que esté interesado en atender la situación de la administración y gestión de los residuos en Ocotlán participe en una idea de negocio sustentable que pueda apoyar y transformar a ser eficiente la recolección de residuos. Esto no es un tema local, con tan solo mencionar que por habitante se consume de materiales por cada habitante a nivel Latinoamérica 30 kilogramos por día y por ende genera 1 kg por habitante por día. Casi el 84% de los residuos se vuelve un desperdicio y contamina al planeta (de acuerdo con ONU Medio Ambiente). 

Inforgrafía: Monitor Global de Emprendimiento.

La invitación esta, el planeta ya gritó: ¡Pandemia! ¿Qué mas necesitamos para ser conscientes que la ciencia es la clave para que, con paciencia, conciencia y persistencia, podamos vivir en coexistencia con cualquier ser vivo en la faz de la tierra? En caso de que participen, ahí estaré siendo uno de los participantes a poner un granito de arena a este mundo que tanto lo necesita. 

Aquí un repositorio de material emprendedor para las y los interesados.

Etiquetas

Ulrich Castro Becerra

Ulrich Castro es consultor en Planeación Estratégica y actualmente estudiante en Ciencia de Datos (Big Data). Ingeniero Industrial y de Sistemas por el ITESM Campus Guadalajara, Green Belt por Arizona State University, Black Belt por el Lean Six Sigma Institute, especialista en Logística Internacional y Planeación de la Demanda.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido