Opinión
Tendencia

19 de septiembre: lo que nuestros padres y nuestra generación no debe permitirse olvidar

Decisiones.- Hace un par de días la directora del colegio Rébsamen de la Ciudad de México, Mónica García Villegas, fue declarada culpable del delito de homicidio culposo de 19 estudiantes menores de edad durante el derrumbe de parte del edificio de esa escuela en el sismo del 19 de Septiembre 2017, y espera una sentencia de hasta 57 años de cárcel.

<

Y más allá de buscar culpables de lo que la naturaleza y sus fenómenos ocasiona en la vida cotidiana de nuestro país debemos ser objetivos de las razones que están motivando esta situación, ya que si bien esta tragedia es consecuencia de múltiples negligencias, acciones y omisiones tanto de autoridades como de los dueños de estos centros de concentración masiva, también es momento de reflexionar y tomar acciones concretas de protección pasiva que debemos implementar en nuestros centros de trabajo, edificios públicos y propiedades privadas.

<

Tragedias como las ocurridas hace 35 y tres años no tienen por qué definir la diferencia entre la vida y la muerte de las personas que habitamos o dejamos en cuidado de aquellos que tienen que velar por su seguridad.

<

Actualmente y después de estas grandes tragedias las medidas preventivas y de protección pasiva no han cambiado mucho, y los planes de desarrollo parcial o general de nuestra ciudad no se adaptan a las exigencias de seguridad ya que nuestros reglamentos de construcción, de protección civil y demás reglamentos no garantizan los estudios ni las medidas preventivas suficientes y actuales para garantizar la disminución de riesgos que puedan traducir en tragedias como las sucedidas en estos grandes eventos.

Nuestra ciudad no está exenta de dicha problemática, y el ejemplo más claro de ello es la festividad que arrancamos de manera muy particular este 20 de Septiembre, ya que hace más de 170 años en el año de 1847 la ciudad de Ocotlán, sucumbió casi en su totalidad ante un fenómeno muy similar al descrito anteriormente; aun así las cosas no cambian mucho.

En la actualidad hemos visto la construcción de múltiples desarrollos habitacionales, edificios y demás centros de concentración masiva que evidentemente no cumplen con estos requisitos de seguridad y de protección pasiva que minimicen el riesgo al que estamos expuestos.

Durante los años 2015 y hasta el 2018 personalmente me di a la tarea de implementar un programa de revisión de escuelas privadas y públicas conforme a la muy carente legislación y reglamentación que existe en nuestro país, además de la deficiente estructura orgánica con la que se cuenta, fue muy difícil pero no imposible la implementación de estas medidas en casi la totalidad de las escuelas particulares y publicas de Ocotlán, donde sorprendentemente el sector público fue sin duda la más difícil de los sectores que cumplían con estos requisitos, y en verdad es penoso admitir que no en todos los casos tuvimos éxito.

Nuestra reglamentación municipal está limitada a las acciones contundentes en contra de aquellos centros educativos que no cumplen con las normas ya que no existe la posibilidad de implementar sanciones en aquellos planteles que no cumplan con estos requisitos.

Además, el reglamento de construcción de nuestra ciudad, el cual al igual que el reglamento de protección civil, ordenamiento, etc., están rebasados en cuanto a su estructura, observancia y aplicación, sin mencionar lo importante que es su contenido.

Durante estos 3 años, proyectos como la reforma de dichos reglamentos y la reacción del Instituto Metropolitano de Planeación IMEPLAN, fueron proyectos que en el mejor de los casos como lo es este último ya fue aprobado y mejor aún, de manera metropolitana; las reformas a reglamentos durmió en el sueño de los justos.

Es momento de llevar a cabo una actualización y adecuación de nuestro marco jurídico que garantice la seguridad de todo aquello que se pretende construir en la ciudad, con el único objetivo de garantizar la seguridad de las personas y de sus mismos bienes. Ya que desde su planeación podemos reducir los riesgos a los que están expuestas las inversiones de construcción y de quienes las vamos a habitar.

Es indispensable contar con los medios de planeación adecuados que lleven a prevenir cosas como inundaciones como las que cotidianamente se ven en muchas colonias de la ciudad, que por su deficiente planeación de construcción de vivienda y comercio así como de infraestructura pública vemos los problemas como inundaciones, infraestructura de drenajes y redes de agua potable, construcciones planeadas de manera improvisada, en zonas de riesgo y sin medidas preventivas son el dolor de cabeza diaria. Sin dejar dimensionar aquellas que ya existen pero que no se implementan obras de mitigación de riesgos que podrían mejorar la tan deteriorada vida de los que vivimos en esas colonias de riesgo.

En este momento el primer paso importante ya se dio, mejor aún de manera metropolitana, la creación del IMEPLAN, sin duda y con la voluntad política de nuestros gobernantes será la herramienta de mejoría del presente, la herramienta de correcciones del pasado y la herramienta de planeación del futuro. Sin duda aquel sueño de los que iniciamos con ese proyecto que me permito mencionar de manera orgullosa, ya es una realidad, gracias a ellos y a nuestros equipos de trabajo, hoy a pesar de no estar dentro de la estructura de gobierno municipal, es todo un hecho, es momento de echar andar esa moderna herramienta y sacar esta labor titánica, la colaboración del maestro Magdiel Gómez Muñiz (anterior Jefe de Gabinete), arquitecto Salvador del Toro (anterior director de Planeación Urbana), ingeniero Jesús Cervantes Flores (antiguo regidor del 2015– 2018) y un servidor como director de Bomberos y Protección Civil, con la indispensable ayuda de todos los que integraban en ese momento nuestros equipos de trabajo de cada uno de los antes mencionados (omito mencionar sus nombres para evitar omitir alguno de ellos) diseñamos los primeros pasos para este importante instituto y que ahora está en manos competentes (en algunos casos siguen laborando en el gobierno municipal) que seguramente diseñaran un proyecto de ciudad segura y ordenada como se vislumbró en aquellos días.

Este organismo sin duda, más allá de buscar estrategias recaudadoras, busca la implementación de estrategias multidisciplinarias que favorezcan el mejor desarrollo de nuestra comunidad, y en un pequeño video de manera muy resumida a través de mi página, explicare muy brevemente de lo que hablo, así como en una futura colaboración en este medio sobre lo que es esto que llamo “Protección Pasiva” que aplica en todo momento y en todo lugar, nos hará recordar el viejo refrán “ Vale más prevenir que lamentar”, con algunos consejos de manera general que sin duda te servirán para tomarlos en cuenta en todo momento.

Hoy más que nunca nosotros como ciudadanos y nuestras autoridades debemos buscar las mejores estrategias para evitar tragedias como las de 1847, 1985 y 2017 que afectaron de manera importante la vida económica de nuestra ciudad y del país, pero sobre todo, pérdidas irreparables para muchas personas, no podemos darnos el lujo de seguir en el rumbo que vamos, es momento de actuar y hacer la diferencia, de dejar huella y cuidar de las futuras generaciones, no podemos seguir con el discurso de dejarles el paquete de lo que hoy podemos hacer.

19 de Septiembre Día Nacional de la Protección Civil, en memoria de aquellos que perecieron hace 35 y 3 años.  #19Septiembre #FuerzaMéxico

Etiquetas

Francisco Godínez Castellanos

Servidor Público desde hace 18 años y bombero desde temprana edad. Es egresado de la universidad de Texas A&M como instructor de Bomberos, actualmente labora en Bomberos de Guadalajara.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido