Ocotlán

Agrava Covid-19 educación de niñez en comunidades rurales y con discapacidad de Ocotlán 

Niñez de San Juan Chico, Puerta de los Ranchos y San Andrés enfrentan la  carencia de Internet y problemáticas familiares para estudiar. 

Decisiones.- Las niñas y niños ocotlenses que viven en comunidades rurales enfrentan la falta de escuelas cercanas y de servicios como televisión e Internet, o un celular para que sus padres se comuniquen con sus maestros y les envíen las tareas y actividades del año escolar. Esta situación se agravó con la crisis sanitaria por Covid-19 dejando a la niñez con menos oportunidades en un grave rezago educativo. 

En total son 18 infantes de tres a once años de edad quienes viven en San Juan Chico, San Andrés y la Puerta de los Ranchos y no asisten al sistema de educación básica regular debido a la lejanía de las escuelas. 

Las escuelas básicas suelen tener cobertura en localidades con un alto número de población, pero hay localidades en las que hay menos de 50 menores y se encuentran muy alejadas o no hay terrenos del gobierno donde se pueda construir una escuela. Para este sector se creó desde 1971 la Comisión Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) que se encarga de contratar jóvenes llamados “Líder de Educación” quienes acuden a las localidades alejadas para dar clases a menores de diferentes edades en un mismo salón.

Este sistema también atiende a menores con discapacidad auditiva, de atención o habla pero en el mismo salón y con el mismo lider, por lo que estos menores tendrán que tomar clases con los mismos niños sin tener un maestro que atienda sus necesidades específicas. En la ciénega son 10 niños los que padecen discapacidades y se encuentran inscritos a este programa.

Anteriormente los menores tenían que acudir a un salón el cual era prestado por la comunidad donde compartían la adquisición de conocimientos en  la misma aula pero en diferente grado escolar.

Tras la pandemia por el Covid-19 la CONAFE redujo las visitas de docentes a comunidades  de cinco días a la semana a tan sólo dos para resguardar la salud de los niños y el personal educativo.

Una líder de educación que atiende a menores de la Comisión en la región Altos – Ciénega, no quiso dar su nombre por temor a represalias y llamaremos Guadalupe, pero dijo que ha tenido problemas con algunos menores porque no cuentan con aparatos que les permitan hacer sus actividades. 

“Encontramos comunidades en las que los padres no tienen acceso a televisión, a celulares, a una computadora o muchas más carencias que tiene nuestra sociedad y más estas comunidades rurales marginadas”, sostuvo la líder de educación. 

Esta situación provoca que estos menores, quienes no recibían una educación como la de los otros niños, ahora se vean más afectados y no gocen de su derecho a una educación de calidad.

Actualmente para dar sus clases, los maestros se apoyan de las clases en canales de televisión abierta, información en páginas web, así como con cuadernillos de actividades, los cuáles deben ser llenados constantemente por los menores y deben recogerlos y revisarlos dos veces a la semana, lo que también arriesga a los docentes a contagiarse de Covid-19 durante el traslado a las comunidades. 

El coordinador de la región ciénega de la Comisión en Jalisco,  Edgar Osvaldo Valadéz Velez, expresó en entrevista para Decisiones, que los 121 líderes de educación que trabajan en localidades de la Ciénega se capacitaron para atender a los pequeños durante esta crisis sanitaria. 

Menores no solo padecen Covid-19 también abuso sexual y abandono de sus padres

Guadalupe comenzó en la docencia mientras cursaba la preparatoria dando su servicio social en CONAFE. Todos los días realizaba alrededor de 30 minutos de trayecto entre caminos de terracería para llegar a su destino. 

Cuando daba su servicio logró conocer las problemáticas de varios menores quienes no sólo padecen la carencia de recursos económicos sino otro tipo de abusos en sus mismas casas.  

“El niño siempre me esperaba en la esquina, en la parada de mi autobús porque sabía que su maestra llegaba a tales horas […] un día le pregunté ¿por qué no lo llevaban a la escuela sus papás?, a lo que él me comentó que no tenía papá […] que su mamá tenía aproximadamente más de un año en Tijuana trabajando, que él vivía con su abuelita. Entonces como su abuelita ya estaba un poco mayor la señora no lo podía llevar”.

A esto, se le suman conflictos en el núcleo familiar de algunos pequeños, tales como abandono y abuso, señala Arana Casas.

“Consciente o inconscientemente ellos a veces platican muchas cosas de las que viven en casa. Por ejemplo, me ha tocado trabajar con niños que han sido abusados sexualmente, me ha tocado trabajar con niños que son hijos de familias que se dedican al huachicol, o vaya, al mundo de las drogas.”

Los menores de las localidades más alejadas no solo se encuentran atravesando la complejidad de las clases virtuales sino la carencia recursos económicos, psicológicos y sociales que les permitan integrarse a la sociedad como el resto de los menores de las escuelas en localidades que sí cuentan con escuelas. 

Los docentes que viajan para dar clases 

Los Líderes de Educación también han sido castigados desde antes del Covid-19, ellos tenían que viajar desde sus hogares hasta las comunidades, hay quienes se ayudan de bicicletas, pagan los camiones que recorren decenas de localidades y además deben caminar hasta llegar a cada aula.

Pero la contingencia empeoró su situación ya que docentes de universidades y escuelas de educación básica han tenido que invertir en computadoras, teléfonos u otros accesorios para ofrecer sus clases.

Sin embargo, en el caso de los líderes de educación sus sueldos van desde los 2 mil 400 a los 4 mil 400 pesos por mesPago con el que tendrían que pagar sus viáticos, más el Internet así como la adquisición de una computadora o un celular de gama alta en caso de requerirlo.

Actualmente la Comisión Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) atiende 89 comunidades rurales cercanas a la región Ciénega con el objetivo de combatir el rezago educativo. 

Valadéz Velez mencionó animado que en los municipios de Tonalá, Zapotlanejo, Acatic, Atotonilco el Alto, Chapala, Ayotlán, Degollado, Ocotlán, Poncitlán, Zapotlán del Rey y Tototlán aún se están recibiendo solicitudes para ser un maestro “Líder de la Educación Comunitaria”. Para ello, el interesado debe contactar a la Comisión al número 3737340430.

Mientras la virtualidad en las escuelas continúe los menores que viven más alejados de las ciudades son los quienes padecen más obstáculos para tener una educación de calidad e igualitaria.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido