Opinión
Tendencia

El agua: El reto de la década

Parte I.

Decisiones.- Acabamos de terminar un año difícil, un año donde se requirió mucha responsabilidad para cuidar a nosotros mismos y a los nuestros, mucho respeto hacia la naturaleza y a los patógenos y virus que todavía nos falta camino por recorrer para entender su propia interacción con nosotros y mucha resiliencia para nuestra adaptación y superación como especie en los retos venideros que están ya a la vuelta de la esquina. Este año, con el inicio de la campaña de vacunación contra SARS–CoV–2, se vislumbra un pequeño rayo de esperanza…

Se vislumbra porque apenas estamos saliendo posiblemente de una de las cuarentenas más duraderas, mal controladas y de una gran intolerancia e impaciencia de las personas y del mismo gobierno, cuyo objetivo y función principal era hacer equipo para ser frente a este proceso de supervivencia. Ahora, se viene una etapa donde no se ha puesto atención suficiente y se exige que se haga lo más pronto posible, porque es uno de los elementos vitales para la misma existencia de la naturaleza y por ende del ser humano: el agua.

Hace 10 años, durante la administración estatal de González Márquez, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA), notificaban sobre los riesgos latentes y alarmantes de altos niveles de plomo, arsénico, mercurio y cadmio, así como otros elementos y metales pesados. El llamado fue ignorado y así transcurrió el tiempo hasta enero del 2020, donde la actual administración de Alfaro desmiente que se haya ocultado dicha investigación y que este ha sido pieza referencial para el saneamiento del río más contaminado de México.

Sin embargo, puede ser que la situación por el líquido vital ya haya explotado como en otras regiones del país y del mundo. No es de extrañar que el gobierno estatal detectó que 29 empresas contaminan el río Santiago al descargar aguas residuales que incumplen con los parámetros que marca la norma siendo entre ellas Hershey’s México, Nestlé, Urrea Herramientas y Honda. Y para solucionarlo, se propone un impuesto verde para multar a las empresas que contaminen el líquido vital. ¿Pero, es suficiente ya con el daño perpetuado hacia las comunidades, realmente conocemos los costos generados hacia las personas?

La verdad, no, y no es suficiente ya que la realidad es otra, como sucede en Ocotlán, que no basta tapar al sol con un dedo sabiendo que en algunas colonias del municipio es más barato conseguir un refresco de cola de un litro que un litro de agua. Vaya paradoja, nacer para vivir muriendo, qué mundo les estamos dejando a las próximas generaciones. Aunque parezca surrealista, la investigación realizada lo demuestra como una realidad no deseada, pero si es parte de esta república bananera que día con día permitimos que sea parte de nuestras vidas.

Ocotlán, pese a tener la cercanía de dos de los ríos más importantes de la nación y el gran lago de Chapala, se encuentra en una situación grave de estrés hídrico, es decir, se esta agotando sus reservas de agua potable. Y cada vez más esto se muestra en los reclamos de la sociedad como de los colonos de la Lázaro Cárdenas, Joaquín Amaro, los mismos agricultores que utilizan el riego del río Zula, así como otros casos más.

Y no es para más que el municipio se encuentre en este escenario nada agradable, sabiendo que es un tema multifactorial: desde la poca o nula planeación territorial del municipio (dirigida y enfocada hacia las ganancias de los constructores de fraccionamientos y no a la sustentabilidad) hasta el vertedero de gasto público e iniciativa y políticas públicas nada congruentes e ineficientes para la administración del agua, como el mal consejo que le dieron al presidente municipal de crear una OPD u otorgar una concesión para la gestión del agua (consejo quizás proporcionado por alguna o algún regidor), cosa que a la población no le pareció y en mi perspectiva es lo correcto defender un derecho humano.

Lo que no parece correcto, desde mi perspectiva, es que parte de esa población (algunas personas), sean los mismos morosos de siempre y no paguen sus adeudos a corriente cuando el municipio tiene un gran déficit en recaudar impuestos para el agua. Más aún, cuando dicha recaudación anualizada se destine más de la mitad a energía eléctrica, teniendo tantas ineficiencias de mantenimiento en los pozos de agua por parte del personal del agua y generando más compras de equipo de bombeo que no solucionan el problema. El personal responsable de la gestión de agua potable queda claro que no es capaz de cumplir con su función y con el mandato asignado; tal cual, fue asignación como se ha hecho desde lo local y estatal hasta lo nacional.

Ejemplificando, solamente para concepto de energía eléctrica se destinó en el 2018 de acuerdo con la información pública de la dependencia correspondiente del municipio aproximadamente $19 millones 195 mil pesos. En 2019, este concepto tuvo un incremento del 25% llegando a un monto casi de 24 millones de pesos. Y esto solo representa el 65% de la recaudación, claro, si es que no piden deuda y lo reestructuran, como todos los políticos lo han hecho para alargar la mecha, incluso los de nivel federal.  ¿Cuánto se habrá gastado en este concepto en el 2020? En el informe presidencial municipal, no aparece dicho dato. Pero puedo garantizar que no será ya tan alarmante el aumento, aunque si representará una partida que se debe saldar.

Tal parece que el agua debe captar nuestra atención en este 2021, y más aún cuando ya empezó a cotizar en Wall Street, que ahora contará con un precio internacional de referencia en el mercado de futuros de materias primas. Solo para reflexionar en el 2020, en su momento fue más barato también 1 litro de gasolina que 1 litro de agua a nivel nacional. Nuevamente vaya paradoja… Feliz 2021 a todos nuestros lectores.

Etiquetas

Ulrich Castro Becerra

Ulrich Castro es consultor en Planeación Estratégica y actualmente estudiante en Ciencia de Datos (Big Data). Ingeniero Industrial y de Sistemas por el ITESM Campus Guadalajara, Green Belt por Arizona State University, Black Belt por el Lean Six Sigma Institute, especialista en Logística Internacional y Planeación de la Demanda.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido