Ocotlán
Tendencia

La fábrica de muñecas que lucha por permanecer en Ocotlán

Fotos: Salma Legorreta. 

Decisiones.- “Muñecas Gemi’s” es la fábrica de muñecas que lucha por permanecer en Ocotlán. Paró su producción por primera vez en marzo a causa de la pandemia por Covid-19. Las rígidas medidas sanitarias y la devaluación simbólica de la muñeca como juguete podrían acabar con los más de 30 años de producción artesanal de esta fábrica.

En la década de los años noventa, el señor Francisco Sánchez vio la oportunidad de establecer su propia fábrica de muñecas y consiguió la maquinaria. Habilitó un espacio amplio en su casa como taller y contrató personal para las estaciones de producción: horneado, pintura y costura de cabello, ensamble, elaboración de trajes, vestidos y bisutería. 

Todo el proceso es hecho a mano a excepción de las partes que componen a la muñeca; el torso, brazos, piernas y la cabeza son horneados en serie. Aún así, el movimiento de los moldes con vinil dentro del horno es manual.

“Aquí tienes que ir teniendo mucho cuidado desde que ensamblas, sus pies, sus manos, le pones sus ojos, la decoras… Y vas haciendo cada parte de un muñeco y vas imprimiéndole todos tus sentimientos a esa muñeca”, explicó Sánchez. 

Colocación de ojos en muñecas
Para colocar los ojos, se utiliza esta máquina donde se coloca la pieza que entra a presión en la cabeza, ya pintada, de la muñeca. Foto: Salma Legorreta.

De los más de mil moldes y modelos que posee la fábrica, ninguno tiene rasgos repetidos. Algunos clientes piden que la muñeca sea idéntica a alguna modelo, sobre todo las de quinceañera. Otros pedidos son para centros de mesa, regalos de bautizo u otro tipo de festividades. Lo que comenzó siendo un juguete infantil clásico se adaptó a las necesidades del mercado a través del tiempo, con lo cual logró sobrevivir hasta la actualidad en Ocotlán.

Lidia Montaño también es artesana y conoce todos los procesos para crear muñecas y muñecos. Cuenta que el “bebé oki” envuelto en toalla de baño, fue uno de los modelos más populares de entre los mil diferentes que posee “Muñecas Gemi’s”.

Fotografías del modelo “Bebé Oki”, parte del catálogo que utilizaba el Sr. Francisco en sus rutas al interior del país para encontrar nuevos clientes.

“(…) Le sacamos en muchas formas, y en todas esas formas el que pegó fue ese de toallita, así encuerado, y fuimos los primeros que sacamos el muñeco completo, no había muñecos completos, hasta mucho después sacaron éste, y entonces empezaron a sacarlos con sexo y ya empezaron a corromper el muñeco”, comentó Lidia Montaño, quien es esposa de Sánchez.

La producción de muñecas tiene más de 50 años en el espectro económico e industrial de Ocotlán. El señor Francisco Sánchez teme que su fábrica pronto cierre sus puertas tras la falta de ventas ante la contingencia, pero no descarta la posibilidad de que su taller pueda volverse museo, por la cantidad de capital cultural que puede aportar al municipio. 

La Secretaría de Cultura de Jalisco denomina a empresas como las del señor Sánchez, que poseen valores históricos, sociales o arquitectónicos, como “Patrimonio Industrial”. Este tipo de patrimonio se genera en edificios, maquinaria, talleres, molinos, fábricas, minas, depósitos y medios de transporte con valor histórico y cultura. 

Los detalles de los vestuarios y la bisutería son hechos a mano por mujeres y hombres ocotlenses. Foto: Salma Legorreta.

Las fábrica ante la crisis por Covid-19

La tecnología, el Internet y los dispositivos electrónicos, desplazaron a la muñeca como principal juguete entre los niños, narró con desánimo Sánchez. La muñeca ha perdido su valor como juguete frente a los teléfonos celulares, además de esta realidad, la contingencia por el Covid-19 desencadenaron la posibilidad del cierre de la fábrica.

“Muñecas Gemi’s” al dejar de producir para atender las medidas sanitarias por Covid-19 sufrió un duro golpe en la economía del negocio, indicó. Hasta el momento la empresa no ha recibido apoyo por parte del gobierno municipal, estatal o federal.

Reactivar los acuerdos de venta con los clientes requiere que éstos también comiencen a tener ventas, un reto difícil para un artículo que no es considerado de primera necesidad ante la crisis por la pandemia. 

Partes de muñecas fueron guardados cuando inició el paro de actividades por la pandemia por Covid-19.

“Hemos parado totalmente y se han sufrido bastantes pérdidas porque nunca se habló de que durara tanto tiempo, se habló de treinta días, cuarenta días y llevamos mucho más”, comentó Sánchez.

“Muñecas Gemi’s” actualmente retomó sus actividades bajo las medidas sanitarias solicitadas por el gobierno del estado. En sus tiempos de gran demanda llegó a emplear hasta 50 personas, ahora laboran también personas de la tercera edad, quienes trabajan desde sus casas cosiendo detalles de los vestuarios y la bisutería que utilizan las muñecas.

La reactivación económica le da esperanzas a Sánchez. Espera que su fábrica pueda superar esta dificultad como ha hecho en otras anteriores ocasiones. La convicción de tener un negocio propio para su familia que le genera tantas satisfacciones personales, lo anima a seguir luchando por los más de 30 años que tiene “Muñecas Gemi’s”.

Molde de una pierna de muñeca, donde se cocina el vinil.

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido