Ayotlán

Ayotlenses cortarán su barba para recaudar fondos a favor de la niñez con cáncer

La meta es recaudar 10 mil pesos en dos meses.

Decisiones.- Ayotlenses ponen sus barbas para recolectar recursos a favor de la niñez con cáncer. Los «Barbones Contra el Cáncer» son un equipo de hombres que cortarán su barba a cambio de que quienes les quieran ver sin ella donen dinero, su meta es llegar a los 10 mil pesos en dos meses.

Con el lema “Invencibles Ayotlán” esperan crear conciencia e incentivar a la donación tanto de efectivo como de cabello para la niñez que lo necesita. 

Las personas interesadas en donar su cabello pueden acudir al mercado municipal de Ayotlán en el local #23 en un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde, en el albergue Nariz Roja en calle Hospital #142 en Guadalajara o en la Gran Plaza de lunes a domingo. El requisito es que con el cabello trenzado mida 30 centímetros de largo o 40 en caso de tener tinte. 

También pueden hacer sus donativos en efectivo en la siguiente cuenta de BBVA Bancomer.

  • Cuenta: 0110098078
  • Clabe: 012320001100980784

Puedes seguir su página en redes sociales como Facebook como Nariz Roja Ayotlán y el sitio web de Barbones contra el cáncer para conocer más de la asociación, de los proyectos que realizan estos ayotlenses a favor de la niñez con cáncer de Jalisco. 

La colecta de cabello se dona a las personas con cáncer en Ayotlán, Chiapas y Guanajuato, este proyecto nace de Nariz Roja, asociación que cuenta con una red virtual de más de 50 mil personas y más de 60 voluntarios.

Nariz Roja

Nariz Roja se constituyó como asociación civil el 2 de febrero del 2010 y se creó un albergue para las personas con cáncer que requieren de un hogar, fundado por Alejandro Barbosa, estudiante de psicología y trabajador de un banco que pasó a dirigir la asociación para niños y niñas con cáncer.

Alejandro Barbosa, director del organismo explica que la locura se convirtió en realidad ya que comenzó como una meta y su principal objetivo era construir un hospital y hacer albergues, sin embargo, declara que no era tan sencillo como se pensaba. 

Cuando aún no contaban con apoyo económico, comentó Alejandro, comenzaron cada semana yendo a los hospitales a realizar dinámicas y actividades con los niños y niñas y ahí mismo se detectaban los problemas y carencias de los pacientes cooperando entre el equipo y demás personas para solventarlas.

La asociación trabaja bajo la leyenda de “El amor todo lo puede”.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido