Ocotlán

Cultura machista deja fuera de lugar al futbol femenil en Ocotlán

Ellas hacen un contragolpe a través de tres academias de futbol femenil en constante crecimiento y con tres ocotlenses en el profesional.

Por: Iván J. Márquez. 

Decisiones.- Un campo, un equipo, un torneo y con rivales. Son elementos básicos a los que todos los jugadores de futbol tienen acceso para practicar el deporte. Sin embargo, las mujeres se ven obligadas a entrenarlo en academias. Si quieren acceder a un torneo es necesario migrar de Ocotlán a otro municipio, ya que solo hay ligas para varones, no de futbol femenil.

Ocotlán es un punto específico, pero también se ha visto la brecha en el rubro futbolístico a nivel mundial y nacional entre hombres y mujeres, por ejemplo: La parte económica es primordial visibilizarla, ya que, según la Encuesta Global de Salarios Deportivos realizada por la agencia Sporting Intelligence, el salario promedio de las jugadoras de la Liga MX Femenil es de tres mil 500 pesos al mes. Y anuales cerca de 40 mil pesos; por contraparte, en la Liga MX, los jugadores en promedio alcanzan a percibir cerca de 20 mil pesos diarios. Anuales cerca de ocho millones.

El futbol femenil a nivel mundial surge el 23 de marzo de 1895 y el varonil en 1863. En México la Liga profesional de mujeres se creó recientemente en 2016 y la de hombres en 1943. Hay diferencias marcadas ante el paradigma de la cultura.

La doctora e investigadora, Guadalupe Ramos Ponce, señaló acerca de lo que percibe en la cultura ocotlense, ante la falta de una liga femenil: “Esta es una cultura machista y misógina que sigue menospreciando y demeritando la participación de las mujeres”.

Sin liga local, pero en academias se desarrollan

Hay tres academias en “la capital del mueble” donde se despliega el futbol femenil: Bravas de Ocotlán (sub-15), Águilas Azules (sub-15) y Caskarita Futbar (categoría libre), que dicho sea de paso juegan en la Liga Premier Regional (LPR) ubicada en los Altos de Jalisco, ya que no hay liga municipal o local.

Ellas tienen que hacer traslados cada 15 días o cuando jueguen de visitantes. La liga está actualmente con sede en Tepatitlán de Morelos, y hay juegos cada semana: uno de local y otro de visitante. Casi todos los equipos son de la región de los Altos, pero desde el año pasado se incluyeron de la región Ciénega por la cercanía y para abrirle un espacio a las futbolistas que se desarrollen.

Bravas de Ocotlán

Bravas de Ocotlán surge en 2019 como academia. Sin embargo, al contar con un número significativo de participantes, se dieron a la tarea de meterlas al torneo de la LPR en la categoría de sub-15, puesto que las edades de las que entrenaban rondaban en esos años.

La misión, dice Erick Aceves, director Deportivo de Bravos, es la de formar y sacar jugadoras con miras en equipos de Primera: “Aquí en Ocotlán no se cuenta con una liga femenil, está en plan por parte del Ayuntamiento hacer una. Pero dentro de los planes, es que se rocen con instituciones de fuera. El meterlo en ligas locales no dan el mismo fruto que tal vez estar en una fuera”.

El entrenador, Eduardo Villaseñor, coincidió con la idea de Aceves, donde el fogueo es mejor ante la limitante de no tener una liga local, y una de las causas del poco despliegue futbolístico es debido al machismo que se vive, pero ante eso, ve un futuro alentador en su plantel: “Yo siento que hay mucho machismo en Ocotlán. (…) El futbol femenil está muy grande aquí, nos falta mucho por aprender. Yo tengo niñas que van a llegar a jugar grandes. No tengo duda de que me las van a quitar porque se van a ir a un equipo mejor”.

Una de las jugadoras de este equipo, es María Paola, de 14 años. Tiene alrededor de 9 meses de pertenecer ahí. Desde los siete años practicó el futbol con su familia y dice sentirse libre y feliz cuando está en un terreno de juego. Sin embargo, ha detectado comentarios que reciben compañeras que las abruman y no les permiten desarrollar su gusto por el futbol.

“Si les gusta se atienen a los comentarios de los demás y los malos comentarios, les duele y no se meten. Tengo muchas amigas que se avergüenzan porque les van a decir cosas los hombres (…) Pues los comentarios son como lesbiana, te gustan las mujeres, no lo hagas porque eres lesbiana. Yo lo que les digo es que mientras me guste no me importan los comentarios de los demás”, comenta María Paola.

Águilas Azules

Otro de los clubes que es categoría de menores es Águilas Azules. Rogelio Sotelo, el dueño y entrenador, dijo que por ahí del 2017 inició con el proceso de formación donde las niñas pueden empezar desde cero o tener un avance deportivo.

Dice, hay talento, pero un obstáculo está en el nicho familiar de las chicas: “Hay mucho talento, el único problema es que los papás no las dejan jugar al fútbol, porque dicen que el fútbol es para hombres, porque si juegan se van a hacer niños”.

Además, afirma, que el fútbol femenino ha crecido mucho: “Va caminando demasiado rápido, años atrás había mucho talento, pero no había muchas oportunidades, ahora ya hay más”.

Caskarita Futbar

Eunice Navarro es jugadora del equipo Caskarita Futbar, y entrenadora de Bravas de Ocotlán. Ella inició entrenando con hombres, por el mismo hecho que no había escuelas o la misma liga local. Sin embargo, es difícil mantener una estabilidad en el equipo, por lo que representa viajar: “Estamos solventando todos los gastos nosotras. No hay tanto apoyo con la femenil. Es difícil desarrollarse en este medio porque no hay escuelas de mujeres. Uno solo se solventa sus cosas”.

También, menciona el poco apoyo que reciben en comparación con los hombres: “Sí hay interés de las mujeres, pero la prioridad es de los hombres. Pues más que nada porque se apoya mucho más el futbol varonil”.

El deseo de ella es continuar jugando y que exista una liga local en Ocotlán para que se dé a conocer más el fútbol femenil y que más mujeres se animen a entrar.

Algo en común en los tres equipos es que desde la organización no se contempla a la mujer como entrenadora, salvo a Bravas que Navarro le ayuda a entrenar al técnico.

La presidenta de la Liga Premier Regional, Lupita Romero, reconoció que ha sido muy complicado y difícil mantener la Liga, pero ésta es un foco importante para el desarrollo del fútbol femenil en las regiones ya que van visores de clubes de primera, y hay roces más fuertes entre clubes representantes de diversos municipios, tales como Ocotlán, San Juan, Jalostotitlán, Valle de Guadalupe, Tepatitlán, entre otros.

Valora el esfuerzo de los tres clubes que participan de la región de la Ciénega, por el esfuerzo que hacen cada semana por jugar: “no es fácil por todas las limitaciones. No es fácil. Quienes mueven son las mismas niñas (…) En una ocasión se vinieron en motos y en carros, porque no tenían transporte que las apoyara en el municipio”.

Sobre el no tener una liga municipal, Romero menciona: “Un foco de oportunidad es la liga municipal para tener una selección que represente o los equipos añadirse de más niñas. Hay muchas niñas, pero la falta de interés hace que las niñas no juegan o la falta de una liga municipal de no un fogueo que puede demeritar el futbol femenil en Ocotlán”.

Romero hizo un llamado para fomentar una igualdad en el futbol femenil en Ocotlán y en México: “Quiero recalcar algo importante. Trabajar el talento femenino no en lo económico sino en la educación y formativo. En lo general si tú le invierte a formar mujeres, niñas, vas a tener una sociedad complementada, mayor educación, mayores oportunidades. Que les digo a los municipios, que se activen las ligas locales femeniles. No se necesita mucho, solo una idea y de esa van surgiendo las demás, comenzar y demás. Es urgente hacer eso.

Además de expresar que no tiene por qué haber una dependencia de un gobierno, sino a partir de un grupo de personas interesadas, que tengan ganas y que apoyen.

Atzimba, una de las tres ocotlenses en el profesionalismo

Atzimba Flores inició con el fútbol desde su familia, y duró 8 años con un club ocotlense de hombres. Conforme creció, su talento para el balompié daba cosas de qué hablar. Fue seleccionada para representar al futbol femenil jalisciense en la Olimpiada Nacional. Después de eso, en una visoría del Club Atlas, quedó como incluida para darle seguimiento, sin embargo durante dos años no pasó algo más que solo entrenar.

“Yo tenía mucha desilusión por no subir, entonces yo decidí salirme y entonces mis familiares me vieron triste y yo ya pensaba en dejarlo, no quería jugar (…) Los primero años tenía la proyección para entrenar en Primera. Nunca estuve registrada”, narra Flores.

Continuó para ser observada por tres clubes: Pachuca, Toluca y Morelia. Los dos primeros rechazaron a Atzimba, pero, la tercera oportunidad fue la vencida y el club de Michoacán la eligió e incorporó en el plantel: “En ese momento nos juntaron a todas y sentí felicidad, porque era para lo que estaba aspirando y por fin lo había logrado”.

Su debut se dio en un partido ante Toluca, pero no lo sintió de esa forma por el hecho que solo jugó unos minutos. Al partido siguiente, la metieron de titular y metió su primer gol ante Juárez.

Sigue estudiando, pero se mantiene en el plantel de Monarcas. Sobre Ocotlán, afirma que posiblemente le haga falta apoyo para que haya futbol femenil: “Yo pienso que tal vez la falta de interés por parte de algunas personas por no querer llevar un equipo femenil”.

Atzimba es el caso de una futbolista que al igual que muchas tuvo que salir de su lugar de origen en búsqueda del sueño futbolístico. Como ella, también hay otras chicas más ocotlenses en la Liga MX Femenil: Tania Mora, perteneciente a Morelia, y Andrea Sánchez que juega para Chivas.

Liga MX Femenil en desigualdad comparada con la varonil 

La Liga en México se creó en 1943 en la rama varonil, 73 años más tarde, se inició en la Femenil. Primero la brecha del tiempo está muy marcada por la distancia de una creación y otra.

En América, la Liga MX varonil es la segunda con mayores pagos por sueldo, solo por detrás de la Liga de Brasil; la Femenil está posicionada como la peor en salarios tras percibir dos mil 184 dólares como ingreso anual promedio.

Los partidos que se disputan en la femenil son la mayoría el lunes. Horario donde las personas trabajan y hasta se empalman los partidos. También, algunos equipos no disputan sus partidos de locales en el estadio del club, sino las mandan a canchas alternas por una u otra cosa.

Un caso anecdótico previo a que hubiera Liga Femenil lo pasó la mexicana Maribel Domínguez en el 2004, pues al no haber liga quiso incursionar en el Ascenso de México de hombres, sin embargo la FIFA (máximo órgano regulador del fútbol) le negó la oportunidad.

En ese tiempo no había oportunidades de poder jugar en una liga profesional femenil mexicana. Así como Domínguez, varias se quedaron sin poder jugar en su país, solamente incursionaron en torneos de selecciones nacionales.

Romero, presidenta de la LRP,  menciona sobre la falta de apoyos en la Liga MX Femenil que percibe: “La falta de igualdad en los salarios es inminente. Hay mucho talento en regiones de Jalisco y república. Hay talentos, pero desgraciadamente las chicas no quieren ir, porque el promedio es de tres mil pesos. Igualdad hace falta, hace falta mayor proyección. Hubo auge en el segundo año por las cadenas televisivas. En lo que respecta a este año, le hace falta al mismo auge el femenil que el varonil. Desde tomar en cuenta las casas de cada equipo”.

La árbitra FIFA y tapatía Lucila Venegas, habla sobre la Liga Femenil y el contexto que ve de la cultura: “Yo creo que la Liga femenil le hizo un buen para todos: árbitros, jugadoras, ya se está haciendo más y más rentable (…) Que si se tardó en llegar, yo creo que no hubiera podido sobresalir antes, eh. (…) Se necesita un cambio cultural y los cambios culturales tardan siglos y no podemos pedirles que un día para otros vamos a ver a las mujeres. Una persona que siempre ha pensado que el fútbol es para hombres no le vas a cambiar la mentalidad”.

Además, declara lo preocupante que está actualmente la Liga, porque muchas de las futbolistas no pueden dedicarse 100 por ciento al futbol porque los sueldos no alcanzan, entonces deben tener otro empleo o generar ingresos por otro lado.

Por su parte, el coach Mario Reynoso, de la Fundación Mexicana para el Deporte y Salud, hizo mención que el futbol femenil sí tiene reflectores, pero se tiene que generar una estructura para obtener una mayor proyección. Incluso, dijo, no tratar de depender en una estructura gubernamental para crear o llevar a cabo una liga.

Reynoso, ha distinguido un marketing distinto entre el varonil y el femenil: “Me cuesta trabajo comprender las estrategias de patrocinio y marketing deportivo con claridad de los equipos de primera división a la Femenil”.

La cultura 

Ocotlán es solo un caso de los muchos por los cuales pasan las mujeres para jugar futbol y no se diga de forma profesional, sino en el barrio, con amigas, en un torneo, en una competencia.

Ramos Ponce, comenta que una de las formas de intentar que se genere una liga femenil es que se reúnan con personas que estén involucradas en la parte futbolística de Ocotlán, con la finalidad de cuestionarles por la falta de esta: “Aquí el cuestionamiento es para ellos, los que detentan el privilegio. Una buena opción es acudir con todos ellos que están conformados que están participando en las ligas deportivas, dueños de equipos, y presidentes municipales, delegados y cuestionarlos de fondo. Porque esto sería en todo caso discriminación y en la última instancia se tendrán que denunciar en CONAPRED o Comisión de los Derechos Humanos el que sólo prevalezcan ligas masculinas como acto de discriminación”.

De la misma forma, Ramos Ponce, hace un llamado a las autoridades para atacar la problemática: “Hago un llamado a los gobiernos de los tres niveles, municipales, estatales a que fortalezcan la cuestión deportiva y que impulsen la participación de las mujeres en todos los ámbitos incluyendo futbol como deporte.

Lo que ellas insisten es en desarrollarse y buscarse apoyos bajo su trinchera. Jugadoras ocotlenses están en búsqueda de su sueño de ser futbolista y otras por la igualdad mínima de estar en una liga municipal en la “capital del mueble”. La cultura machista, según los entrevistados, ha influido bastante en no estar en condiciones para que en Ocotlán haya liga municipal femenil.

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido