Jalisco

La Barca, Atotonilco el Alto, Ayotlán y Ocotlán con más desaparecidos en la Ciénega 

Ayuntamientos tienen 10 días para destinar a un funcionario que atienda y coordine trabajos de búsqueda y reparación de daño a víctimas de desaparición forzada. 

Decisiones.- La Barca, Atotonilco el Alto, Ayotlán y Ocotlán son los municipios con más víctimas de desaparición forzada en la región Ciénega, según datos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ). En estos cuatro municipios hay 598 personas víctimas de este delito de quienes aún se desconoce su paradero. 

La CEDHJ emitió nuevamente una recomendación general para cada ayuntamiento de Jalisco debido a que no implementaron la recomendación 03/2018 emitida en 2018, por lo que ahora los ayuntamientos tienen 10 días para destinar a un funcionario que atienda y coordine trabajos de búsqueda y reparación de daño a víctimas de desaparición forzada. 

Esta recomendación les pedía a cada ayuntamiento generar protocolos, programas y normativas para la búsqueda de personas víctimas de desaparición forzada y coadyuvar en la reparación del daño para víctimas indirectas.

Según la nueva recomendación de la CEDHJ, La Barca es el municipio con más personas víctimas de desaparición forzada en la región con 203 personas de las cuales no se sabe el paradero pero sus familiares sí hicieron la denuncia correspondiente. 

A la estadística le sigue Atotonilco el Alto, en donde de igual forma a 170 personas sus familiares todavía les buscan; en Ayotlán son 78 las personas víctimas de desaparición forzada. Finalmente en Ocotlán hay 147 personas que son buscadas por sus familiares. 

La Barca presenta el mayor índice de desaparición forzada con respecto al número de su población actual, le sigue Atotonilco el Alto, Ayotlán y Ocotlán, respectivamente. 

Esta cifra podría aumentar teniendo en cuenta los casos en los que los familiares no buscan a sus desaparecidos por amenazas del crimen organizado.

Esta situación hace que la Comisión califique que 33 municipios presentan una grave situación en materia de desapariciones.

Bajo este calificativo en la región Ciénega y Sureste destacan: Atotonilco el Alto, Ayotlán, Chapala, Jocotepec, La Barca y Ocotlán.

Foto: Gobierno de Ocotlán.

Nueva Recomendación General 

Los ayuntamientos ahora tendrán que implementar las acciones para concretar la reparación integral del daño colectivo en los casos particulares donde esté documentada la participación de quienes integran el gobierno municipal. 

Tendrán un plazo de 10 días para diseñar, elaborar y aplicar un programa de prevención de la desaparición de personas que contenga acciones para proporcionar una eficaz y eficiente seguridad ciudadana a los habitantes del municipio y que permitan la localización de personas desaparecidas y no localizadas.

  • Crearán o actualizarán el Registro Administrativo de Detenciones.
  • Deberá haber cámaras de video donde pudieran encontrarse personas privadas de la libertad.
  • Implementar campañas informativas a la población del municipio, con el fin de fomentar la denuncia de los delitos de desaparición de personas. Estas deben incentivar a la ciudadanía a proporcionar la información con que cuenten para la investigación de los delitos.
  • Emitir alertas municipales y operar mecanismos de comunicación y respuestas inmediatas y adecuadas a la sociedad para la prevención de desapariciones de personas.
  • Implementar en todas las escuelas y academias municipales programas educativos y campañas de concienciación dirigidas a las y los estudiantes para alertar y prevenir los peligros del uso de drogas, la delincuencia organizada, la trata de personas y otros delitos relacionados con la desaparición de personas.
  • Promover mecanismos de coordinación con asociaciones, fundaciones, organismos no gubernamentales, colectivos y familias de víctimas que trabajan en los municipios, para fortalecer las medidas y acciones de prevención de las conductas delictivas.

Los ayuntamientos deberán crear en el área de seguridad pública y protección ciudadana unidades municipales para la prevención y atención a los casos de desaparición y para la búsqueda y localización de personas desaparecidas.

Coordinarse con la Fiscalía de Personas Desaparecidas para realizar un estudio y diagnóstico científico sobre el fenómeno de la desaparición de personas en los municipios, sus causas y la problemática que produce con el fin de generar políticas públicas integrales. 

El personal de la unidad de atención a víctimas de desaparición forzada deberán trabajar para entender la angustia por la que atraviesan las familias y dar un trato empático y acogedor. Tendrán que recibir, escuchar, orientar e involucrar a las familias por el tiempo que dure el proceso de atención.

También deben permitir que los interesados puedan estar acompañados de amigos o familiares durante el proceso de denuncia y búsqueda y proporcionar a las víctimas indirectas información clara, veraz y precisa sobre los procesos de investigación y búsqueda, así como de las autoridades que los atenderán. 

Disponer de un lugar para la interrelación entre la persona atendida y el entrevistador, brindar atención médica y psicológica, y establecer albergues para resguardo y protección de víctimas o sus familiares son también parte de las nuevas responsabilidades de los ayuntamientos. 

Además cada ayuntamiento deberá designar a la o el servidor público municipal con capacidad de decisión, que mantendrá coordinación con la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas y la Comisión Estatal de Búsqueda.

Conformar el registro de personas sin identificar inhumadas en los cementerios municipales, remitir la información sobre las inhumaciones de restos o cadáveres de personas no identificadas, generar inhumaciones dignas, en fosas individualizadas son acciones que también deberán implementar.

La Comisión emitió también una serie de peticiones a las universidades o instituciones de educación superior, organismos de la sociedad civil y comunidades religiosas para generar proyectos y coordinarse de manera voluntaria con las autoridades y ayudar para la búsqueda y detención de los delincuentes que realizan este tipo de delitos.

Ayuntamientos omisos para buscar y reparar daño de víctimas de desaparición forzada

Hace dos años el 21 de marzo de 2018 la misma Comisión recomendó a los ayuntamientos diseñar y elaborar un programa de prevención del delito con énfasis en la prevención de la desaparición de personas, con estrategias y mecanismos operativos para prevenir, combatir y erradicar la desaparición de personas. 

También pedía en ese entonces instruir a los titulares de las áreas de seguridad pública para notificar y coordinarse con las autoridades de la Fiscalía en cuanto tuvieran información de la desaparición de alguna persona.

Además cuando hubiera presunción de la participación de algún servidor público deberían acciones para evitar que éste no evite la acción de la justicia.

Situación que no sucedió, y que se evidencia además con el caso de los Hermanos Camarena desaparecidos desde diciembre de 2019. Ellos fueron desaparecidos por cinco policías de Ocotlán y las autoridades municipales no hicieron nada para evitar que se fugaran, ni les boletinaron para evitar que encontraran trabajo en otra dependencia. Finalmente dos de los cinco policías implicados fueron detenidos cuando laboraban en la corporación policiaca de Jalostotitlán. 

La Comisión además pedía proporcionar el apoyo necesario para salvaguardar la integridad física y seguridad personal de los familiares de las víctimas derivadas de la desaparición de una persona, crear albergues para resguardo y protección de víctimas o sus familiares.

También los ayuntamientos tenían que prevenir la consumación de conductas delictivas y coadyuvar con las autoridades federales y estatales para identificar a los responsables, así como ayudar para que las víctimas indirectas tengan acceso a la verdad, la justicia y la reparación integral del daño fue también parte de la recomendación. 

Esto no sucedió. El Ayuntamiento de Ocotlán al menos en el caso de los Hermanos Camarena y otros casos de personas desaparecidas no replican ni las fichas de la Comisión Estatal de Búsqueda de Jalisco. Prefieren publicar los avances de obra pública. 

Pero no sólo suceden estos hechos en Ocotlán. La Comisión emitió además cuatro recomendaciones relacionadas con la desaparición de personas en Jamay, Jocotepec, La Barca, Ocotlán respectivamente. 

Tras no ver resultados, la comisión pidió un informe a cada ayuntamiento de Jalisco para conocer los avances de la recomendación 003/2018. En la Ciénega  Zapotlán del Rey fue el único que no contestó este informe. 

Cuando los analizaron, los integrantes de la Comisión determinaron que no existe un seguimiento adecuado de los ayuntamientos frente a las desapariciones forzadas. Situación que les llevó a emitir una nueva recomendación con mayores alcances. 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido