Destacadas

Sigue violencia familiar como delito con mayor incidencia en Ocotlán

Van 595 casos en lo que va del año.

Decisiones.- Ocotlán se coloca como el primer municipio con mayor incidencia de violencia familiar en la región Ciénega en lo que van del 2021 con un registro de 595 casos, seguido de Atotonilco el Alto con 422, según datos del MIDE Jalisco.

Se registró un aumento progresivo de enero a septiembre del 2021, Ocotlán comenzó con 16 denuncias en el mes de enero, 25 en febrero, 39 en marzo, 56 en abril, 63 en mayo, 79 en junio, 93 en julio, 104 en agosto y 120 en el mes de septiembre, resultando una cifra de 595 hasta ahora registrados.

La Barca es el tercer municipio en la Ciénega con mayor incidencia posicionándose con 337 casos registrados, seguido de Jamay con 104, Poncitlán con 90, Ayotlán con 72, Tototlán 63, Degollado con 28 y por último Zapotlán del Rey con 13.

Para recibir asesoría legal o psicológica en Ocotlán puedes marcar al 911 con el Código Violeta o visita la Comisaría Pública ubicada en Leandro Valle #149 en colonia Centro o comunícate a la Unidad Especializada Policial en Atención a Mujeres y Niñas Víctimas de Violencia al número 39259940

Según la psicóloga Rebeca de Jesús Delgado Mercado, los indicadores de violencia familiar se presentan en varias esferas de acuerdo con la etapa cronológica del desarrollo en la que se encuentre, esferas en lo cognitivo, afectivo, interpersonal, conductual y somático, estos indicadores dependen del tipo de violencia que se ejerza ya sea física, emocional o psicológica, por abandono o negligencia y sexual, además menciona que recientemente se considera a la sobreprotección como violencia.

Para darse cuenta de que una persona está viviendo violencia familiar, declara que no hay un patrón específico ya que existen casos evidentes y otros que no lo son, por lo que se debe prestar atención a los signos; explicó que uno de ellos es una persona cohibida o por el contrario, agresiva e impulsiva.

“En primera, la víctima jamás, jamás, tendrá la culpa y segundo, jamás podemos darnos el lujo de minimizar la situación y el sentir del otro ante eso, tampoco podemos hacer comparaciones, simple y sencillamente porque no tenemos la más mínima idea de lo que estuvo o está viviendo la persona.  Entender que la persona tendrá cambios físicos, de humor, comportamiento, de alimentación, entre otros es primordial para poder apoyar a la persona que vivió todo esto”, mencionó Delgado.

Argumentó que la persona que ejerce violencia siempre buscará a una persona que considere vulnerable, que le sea difícil defenderse y mencionó que desde su experiencia laboral son las mujeres en cualquier etapa del desarrollo, los niños, adultos mayores y las personas que viven con discapacidad o con alguna enfermedad las personas más vulnerables y quienes lo viven mayormente en casa.

“Todos somos propensos a vivir violencia, no importa el lugar ni el momento, aquí no hay personas de cristal o de piedra, somos personas de carne y hueso, la carne siente y el hueso se puede romper. Y así como todos somos propensos a vivir violencia, todos somos propensos a ejercerla, tanto hombres como mujeres en cualquier momento del desarrollo”, expresó.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido