Poncitlán

El reconocimiento negado para Mezcala y San Pedro Itzicán

El reconocimiento de "Comunidades Indígenas" no llega para ellos.

Decisiones.- Las comunidades de Mezcala de la Asunción y de San Pedro Itzicán, luchan diario por preservar su patrimonio cultural pero en pleno año 2019, el reconocimiento como “Comunidades Indígenas” no se les ha otorgado sin importar que las leyes están a su favor.

Tanto funcionarios del Gobierno de Poncitlán como comuneros de ambas localidades han realizado gestiones ante el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) delegación Jalisco, no obstante, este organismo no es el indicado ya que es la Comisión Estatal Indígena de Jalisco (CEI) la instancia facultada para integrarles al padrón de «Comunidades Indígenas».

A través de una solicitud de acceso a la información pública, se le preguntó a la CEI, el número de procesos realizados para solicitar el reconocimiento como “Comunidades Indígenas” a Mezcala de la Asunción y a San Pedro Itzicán, a lo que Isaura Matilde García, directora del Centro, respondió.

“Se le informa que hasta el momento de la contestación del presente no se cuenta con registro de ningún proceso de manera formal que se haya iniciado por parte de algún integrante de estas dos comunidades y que haya ingresado a la Comisión Estatal Indígena”, se lee en el documento.

La CEI es el único ente avalado por la Ley Sobre los Derechos y el Desarrollo de los Pueblos y las Comunidades Indígenas de Jalisco para ampliar el padrón de comunidades y localidades indígenas.

Pero, ¿qué pasa si Mezcala de la Asunción y San Pedro Itzicán consiguen el nombramiento? El Artículo 32 de la Ley antes mencionada dice: “Los pueblos y comunidades indígenas tendrán acceso a los recursos naturales de sus tierras y territorios en los términos del Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las demás leyes aplicables”.

Es decir, esos territorios se volverían áreas protegidas, como lo marca el Artículo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; el Artículo cuarto de la Constitución Política del Estado de Jalisco; y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

O sea, que tendrían como reserva para uso propio todos los recursos naturales, incluyendo el lago de Chapala o parte de él, lo que implicaría repercusiones para la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) ya que el 60 por ciento del agua que le abastece proviene del lago, según datos de la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA).

De igual manera se detendría cualquier acción inmobiliaria en la zona, los agricultores ajenos a la comunidad no podrán sembrar y la explotación de sus recursos por tercero, previamente autorizada por los comuneros, tendría que significar una remuneración directa para la comunidad.

Tocan puertas

El pasado mes de junio, personal del Gobierno de Poncitlán y comisariados acudieron al INPI delegación Jalisco, para pedir el apoyo y generar un proceso más de solicitud para el reconocimiento legal de Mezcala de la Asunción y San Pedro Itzicán como comunidad indígena.

En entrevista para Decisiones, Samuel Salvador Ortiz, titular del INPI delegación Jalisco, afirmó que efectivamente representantes de los comisariados de estas dos comunidades, así como el alcalde Luis Miguel Núñez López, estuvieron con él desde inicios de este año.

“El presidente de Poncitlán ha venido en dos ocasiones a las oficinas de representación y hemos explicado cuál es el procedimiento […] El procedimiento tiene que venir directamente de las comunidades, los pueden auxiliar los Ayuntamientos, pero debe ser de las propias comunidades para que el CEI los pueda atender en el proceso”, indicó Salvador.

Sin embargo, el Reglamento de la Ley Sobre los Derechos y el Desarrollo de los Pueblos y las Comunidades Indígenas de Jalisco, marca que la ventanilla de solicitudes para añadirse al padrón solamente se apertura cada dos años y la última vez que estuvo abierta fue en el 2018.

Por su parte el director de Turismo del Gobierno de Poncitlán, Luis Alberto Indalecio Baltazar, informó que iniciaron el mismo proceso de reconocimiento con la CEI desde el 2014, con apoyo del ex diputado local y hoy senador por Jalisco, Clemente Castañeda Hoeflich, quien en ese entonces coordinaba la bancada de Movimiento Ciudadano y era precursor de derechos humanos indígenas y de transparencia.

De acuerdo con el titular de Turismo, en el año 2020 iniciarán nuevamente las gestiones para entrar al padrón.

Señalan freno

Académicos, asociaciones civiles y funcionarios aseguraron que los intereses de empresas inmobiliarias han frenado la dictaminación de estas localidades como “Comunidades Indígenas” por temor a no poder utilizar principalmente el agua del lago de Chapala y otros recursos naturales.

“Podemos ver un crecimiento de empresas inmobiliarias, entonces por un lado niegas los derechos de los pueblos originarios y por otro lado estás privilegiando la transformación de su territorio”, indicó Adriana Hernández García, investigadora de la Universidad de Guadalajara (U. de G).

“¿Qué les estamos pagando?, retirarlos a ellos de sus territorios o comprárselos, u obligarlos a que se vayan porque ya no van a tener agua ni van a tener tierra […] Porque la gente ribereña tarde o temprano sin agua y sin tierra ¿a qué se queda?”, compartió Hernández.

De igual forma Indalecio Baltazar reafirmó: “Los desarrollos industriales en la zona son un área bastante perseguida, sobre todo en cuestiones mobiliarias, tanto en cuestiones industriales del agua, sin embargo, al reconocérseles ya como comunidades indígenas a estas dos comunidades, si generaría un espectro de protección para estas áreas, es decir que se tendría que regularizar mucho la cuestión de los recursos».

Internacionalmente protegidos/Pocos avances

El Convenio 169 Sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que firmó México en 1989, establece que los indígenas tienen derecho a vivir y desarrollarse como comunidades distintas y a ser respetados. Que los gobiernos de cada país están obligados a cuidar su integridad cultural y el derecho de sus tierras, territorios, recursos naturales y sus propias formas de organización sin intermediarios.

También el Artículo 8 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, firmado el 13 de septiembre de 2007, dicta en resumen que cada Estado debe establecer mecanismos de prevención y resarcimiento de actos que tengan por objeto privar a los indígenas de su integridad, valores, identidad étnica, enajenarles sus tierras o recursos y toda forma de traslado forzado de su población.

Pero el Estado sólo ha realizado reparaciones a la infraestructura de la Isla de Mezcala, respecto a la protección de su territorio, hay un juicio de casi 20 años que aún no se ha resuelto por una invasión y su patrimonio inmaterial se ha ido difuminando sin llevar una constancia de él por parte del mismo estado.

Adriana Hernández explicó que otro factor que se contrapone con los derechos de San Pedro Itzicán y Mezcala de la Asunción, es el Decreto 27 Sierra Cóndiro–Canales y Cerro San Miguel Chiquihuitillo, que los cataloga como “Áreas Estatal de Protección Hidrológica”, por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del Gobierno de Jalisco.

“De acuerdo al decreto del 2018, ya no van a poder utilizar esos recursos […] Las comunidades ribereñas viven alrededor del lago de Chapala para utilizar el agua del lago, pero también de acuerdo a la Ley Federal de Aguas no pueden utilizarla […] Entonces el uso de recursos es también un factor muy importante de negarles su identidad”, mencionó.

Por otro lado, Alberto Indalecio platicó que las restricciones de la CEI se justifican en que ambas poblaciones perdieron su lenguaje, usos y costumbres nativas: “Asunto que nosotros hemos enfocado en que sí, ya el grueso de la gente no habla el dialecto, pero todavía seguimos conservando cultura, tradición y folclor”.

Aunque la Ley Sobre los Derechos y el Desarrollo de los Pueblos y las Comunidades Indígenas de Jalisco, establece que un pueblo indígena es aquel que desciende de poblaciones que al iniciar la colonización habitaban y permanecen en el territorio, conservando su cultura y formas autónomas de organización social, económica, política o parte de ellas.

Y el Artículo 45 del Reglamento de la misma Ley aclara que la falta de cuestiones etnolingüísticas no es limitante y considera su contexto histórico-cultural, mientras haya un precedente del desuso de la lengua materna.

“Todavía llevamos a cabo ritos como el ‘Baño de la Nola’ en Mezcala […] O incluso seguimos utilizando referencias a ciertos puntos de nuestra comunidad como es el caso de nuestros antepasados”, agregó Indalecio.

Además en la Antología del Primer Coloquio Sobre Pueblos Indígenas e Indigenismo en el Occidente de México, la investigados Adriana Hernández, sostiene que desde hace dos siglos tanto Mezcala de la Asunción como San Pedro Itzicán se formaron por nahuatlacos, nahuatl y cocas.

Por su parte César Octavio Pérez Verónica, director ejecutivo del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD), manifestó que no es clara la razón de la falta de integración al padrón y existen situaciones omisas de parte del Ejecutivo, así como del Congreso de Jalisco y no es entendible cómo es que se les sigue negando esa condición ya que esos pueblos cuentan con títulos virreinales del siglo XVI.

En el año 2017, Fela Patricia Pelayo López, ex diputada local por Movimiento Ciudadano y ex presidenta de la comisión legislativa de Asuntos Indígenas, inició el proceso para modificar el Artículo cuarto de la Constitución Política del Estado de Jalisco donde buscaba el reconocimiento de más derechos para los pueblos indígenas. Durante esa iniciativa, Pelayo se comprometió con las autoridades comunales de Mezcala y San Pedro a gestionar ante la CEI su integración al padrón de “Comunidades Indígenas” pero nunca se consolidó.

La actual legislatura del Congreso local apoya al Gobierno Municipal en ese sentido. El diputado del Partido Acción Nacional (PAN) y presidente de la comisión de Pueblos Originarios, Jorge González Arana, pretende ayudar con el reconocimiento mediante una Sesión Solemne, pero no está facultado ni él ni el Congreso para otorgar el nombramiento.

Decisiones buscó en repetidas ocasiones al legislador González Arana, así como a la secretaria de la misma comisión y también diputada por Movimiento Ciudadano, Priscilla Franco Barba, para pedirles una entrevista sobre el tema no obstante hasta el momento de la publicación no hubo respuesta por parte de ellos.

Mientras tanto las autoridades por ignorancia o falta de interés han realizado gestiones erróneas que en lugar de facilitar, entorpecen los procesos adecuados para que ingresen San Pedro Itzicán y Mezcala de la Asunción al padrón de “Comunidades Indígenas”, quitándole tiempo a la protección de sus recursos naturales que cada vez están más deteriorados y contaminados.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Al parecer no se toca el tema sobre reconocimiento y titulación de los bienes comunales, en el cual participan la Procuraduría Agraria, el Registro Agrario Nacional y los Tribunales Unitarios Agrarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido