Ocotlán

Piden justicia familiares de joven asesinada en Ocotlán

Las autoridades no han dado información al respecto del detenido que presuntamente asesinó a joven de 15 años.

Ocotlán, Jalisco, 2 de abril (Decisiones).- El miércoles 30 de marzo, Rosmel Nahomí Yadzari Pérez Elizarrarás, salió de su casa a caminar por la calle Miguel de la Madrid, en la colonia El Carmen, necesitaba olvidarse un poco de sus problemas, uno de ellos la tristeza de que días antes le robaron su celular, dispositivo en el que guardaba todos sus recuerdos de estudiante, ahí estaban más de mil fotos en donde albergaba cada una de sus memorias que compartió con amigas y amigos en la secundaria Ignacio Manuel Altamirano (“la federal”).

En este ciclo escolar (2016) no logró ingresar a estudiar la preparatoria, sin embargo, ella estaba ilusionada con estudiar y encontrar un trabajo para ayudar a su familia, no lo logró.

Dieron las 4:00 de la tarde cuando caminó por la calle. Bajo el sol y con la cara cabizbaja no presintió que más tarde su madre tendría que reconocerla entre pasto y agua en un canal que atraviesa unas labores.

Sus hermanos no supieron nada de ella, sólo vieron que se salió. A las 5:00 de la tarde su mamá llegó a casa, Rosmel aún no llegaba, no pudo ir muy lejos su agresor. A Sendy Raquel Pérez Elizarrarás, madre de Rosmel, le dijeron en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), que el atacante le encajó un arma punzocortante en su pecho, abdomen y cuello.

Fue hasta las 8:00 de la noche cuando un amigo de Nohemí la encontró a escasos 300 metros de su casa, junto de ella había piedras, un causal sumamente pequeño donde su cuerpo cabía perfectamente, lugar en el que su agresor la dejo tirada, como si fuera una cosa que se desecha pero que no es. Era un ser humano, era una niña de 15 años, una joven con sueños, ilusiones y metas como muchos otros que no alcanzan a realizarlos, no por falta de oportunidades, sino por la falta de aliento, de vida, de sangre fluyendo por su corazón, por ser asesinados.

El 9 de mayo iba a cumplir un año más viva, no llegará, llegarán sus familiares, sus dos hermanos que la extrañan, sus padres quienes recuerdan lo sucedido y a la vez no quieren recordar, sus amigos que fueron a velarla, a misa y al entierro, así lo contó el abuelo de Nohemí, Juan Pérez. Sus familiares fueron apoyados por el Gobierno municipal así como por la empresa donde la labora la Sendy para pagar los gastos del sepelio.

Las autoridades por su parte no aplaudieron la detención, no presumieron el arresto a un hombre cuyo supuesto delito fue asesinar a Nohemí, no subieron la foto del detenido a redes sociales y no dieron ni el nombre del detenido. El caso estalló en redes sociales, como siempre sin información oficial, creando rumores entre las personas pero con una sola intención, condenar el hecho de violencia en Ocotlán.

Este 2 de abril, la madre de Nohemí, dijo que las mismas autoridades no le quisieron dar información, sabe como murió su hija, pero desconoce qué daños pudo haber recibido, en el IJCF con sede en Ocotlán no le entregaron las pertenencias de su hija: “No sé, son bien canijos, les pregunta uno cosas, ya ahorita no sé, no me han mandado hablar…yo andaba con ellos en la patrulla, luego, luego dimos con el responsable, el niño le dijo a mi hermana que ese viejo la molestaba (a Nohemí), el ‘Bon Ice’”.

Del presunto asesino sólo se tiene conocimiento que está preso y a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE), que se llama Santiago, y que por lo que dicen los vecinos, el hombre llegó a asustar a más niñas, es un hombre alto, de tez blanca, fornido y de 40 años de edad aproximadamente.

Sendy no quiere salga libre el ahora detenido, no quiere impunidad y pide se haga justicia por el asesinato de su hija, y si hay más personas que han sufrido algún abuso por un hombre que trabajaba vendiendo bolis Bon Ice por la colonia El Carmen, lo denuncien, para que no vuelva a pasar algo así.

Juan Pérez, trabaja en Tránsito y Vialidad del municipio, el agente, ahora destrozado está de vacaciones, la corporación consintió darle algunos días para pasar su luto en casa. Juan dijo que el agresor trabajó para la policía municipal.

En Ocotlán, el IJCF tiene como parte de sus estadísticas que en 2014 no hubo autopsias realizadas a mujeres por homicidio, en 2015 fueron tres mientras que al 31 de mayo hay sólo una. Sin embargo en este año Nohemí es la segunda autopsia realizada, ya que hace un mes se encontró una osamenta  de una mujer en la colonia La Primavera.


Más Noticias:

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *