Ocotlán

La lucha de Damián García

Ha participado en las últimas dos olimpiadas nacionales con la selección Jalisco de voleibol.

La vida de Damián García Pacheco ha sido una lucha continua por abrir puertas en un mundo que él no puede escuchar y que en la mayoría de las veces, tampoco le escucha. Así participó en las dos últimas olimpiadas nacionales con la selección Jalisco de voleibol, obteniendo oro en la edición de este año al vencer al representativo de Nuevo León.

Sordo de nacimiento, la inquietud deportiva de Damián se manifestó cuando comenzó a practicar fútbol a los cuatro años a la vez que asistía a clases de oralización y terapias de lenguaje en la ciudad de Guadalajara. “A las seis de la mañana nos íbamos en el camión y regresábamos a las cuatro de la tarde”, recuerda Mónica Pacheco, madre de Damián. A los nueve años Damián había pasado por el “Club Panteras” y el “Florida”, cuando comenzó a entrenar voleibol en tercer año de primaria.

Cuatro años después, en 2015, Damián fue seleccionado para representar a Jalisco. “A raíz de que el entrenador  (de la selección Jalisco) lo vio jugar, se comunicó con el profesor Guadalupe Flores, y le dijo que le interesaba el número 14”, relata Mónica. Su primera reacción fue de sorpresa: “¿Saben que es sordo?”.

“Cuando llegó casi era con puras señas (…) escribía yo en el celular lo que no me entendía y él me contestaba por ese medio”, indica el maestro Guadalupe Flores, quien tiene más de 20 años de experiencia en el voleibol. A pesar de que lleva aparatos que le ayudan a distinguir algunos sonidos, Damián prácticamente no puede escuchar.

“Yo digo ¿cómo le hace Damián para entender que el maestro le está hablando a todo el equipo cuando piden tiempo? (…) él se pone atento a las indicaciones del grupo en general y el profe nada más lo corrige cuando hace algo mal y él perfectamente entiende y se ubica”, explica Mónica.

A principios de este año, Damián se trasladaba viernes y sábados para entrenar con el selectivo de Jalisco en Guadalajara, mientras que entre semana se preparaba en Ocotlán en técnicas básicas del voleibol, como voleo y remate. Cuatro meses antes de la competencia, los entrenamientos eran hasta cinco días a la semana.

Después de salir vencedores en la fase regional al vencer a Colima, Michoacán y Nayarit, la selección Jalisco clasificó a la Olimpiada Nacional 2016, donde vencieron a Nuevo León para llevarse el oro en la categoría 14-15 años. “Es un jugador nato, es de los que cualquier deporte que lo pongas lo aprenden rápido y si lo perfeccionan pueden ser muy buenos”, refiere su maestro.

Sin embargo la situación actual del deporte no es nada buena. Para quienes están involucrados en el ámbito no es nada nuevo, y las carencias que han sobrellevado los atletas olímpicos en Río de Janeiro son sólo un reflejo de lo que pasa a nivel local. Al igual que le ocurrió al pugilista Elías Emigdio quien tuvo que salir a su primera pelea en los Juegos Olímpicos con un uniforme parchado debido a problemas administrativos que no previó la Federación Mexicana de Boxeo y al pesista Bredni Roque quien enfrentó una situación similar debido a un error en las tallas, el selectivo jalisciense tuvo que portar otro uniforme para participar en la Olimpiada Nacional.

El próximo año es probable que Damián pase a formar parte de la selección nacional silente de voleibol y competir con jóvenes sordos. “Él nos ha demostrado que se pueden vencer límites, a veces es el temor que tienes al fracaso, a la aceptación, a la burla (…) ir venciendo eso y enfrentar los retos como vienen”, puntualiza Mónica Pacheco.


Más Noticias:

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *