Ocotlán

Demanda de pacientes en rehabilitación supera al DIF Ocotlán

  • El Sistema DIF Ocotlán busca edificar una Unidad Básica de Rehabilitación que haga frente a la demanda.

Decisiones. – La insuficiente infraestructura, el incremento en el número de accidentes viales y la falta de personal ha superado la demanda en las instalaciones del centro de rehabilitación ubicado al interior del Sistema DIF Ocotlán, por ello planean la edificación de una Unidad Básica de Rehabilitación (UBR).

El centro de rehabilitación en el municipio tiene 10 años, con una superficie cercana a los 200 metros cuadrados y una estructura adaptada a la necesidad; se ha realizado terapia física a los habitantes del lugar y de sitios aledaños. Ahí laboran dos fisiatras, tres auxiliares en rehabilitación, una secretaria y la coordinadora de Servicios Médicos del Sistema DIF, Mónica Sánchez Orozco.

Los tipos de terapia que se realizan son: tina de hidromasaje, ejercicio de fortalecimiento, ejercicio para motivar la nueva movilización, electro sonido, electro estimulación y caminatas. Pero las discapacidades intelectual, visual y auditiva están siendo dejadas de lado.

Al mes se ofrecen entre 350 y 400 consultas, no hay lista de espera, pero si un incremento de pacientes de entre 50 y 60 mensualmente, por eso las terapias tienen que alargarse, en ocasiones la prescripción medica indica que se realice todos los días, pero solo hay espacio para dos o tres veces a la semana.

Mónica Sánchez, afirma que ciudadanos de Poncitlán, La Barca y Jamay acuden a rehabilitación, pero el trabajo no termina ya que niños ocotlenses son trasladados semana a semana al CRIT Teletón en Guadalajara: “Estamos ayudando poco, no podemos llevarlos todos los días, la intención es que no se trasladen, que tengamos un centro de rehabilitación que cuente con infraestructura (..) enseñar braille, lenguaje de señas mexicana, a usar bastón”.

Los problemas mayormente atendidos en este centro de rehabilitación son Secuelas por Hipertensión Arterial, Sistémica o Diabetes, Amputaciones y Accidentes Viales.

La esperanza de caminar sin bordón me motiva a venir

Marcela Valdivia Guzmán, oriunda de Ocotlán, padece Gonartrosis en la rodilla izquierda, consecuencia de artritis desde hace seis años, sin embargo, el 28 de julio 2016 le implantaron una prótesis interna que se encarga de sostenerla en pie e impedir que el desgaste siga avanzando, la rehabilitación no ha sido sencilla, menciona: “Acudía a otro lado pero no me hacían lo que aquí, acá es económico y tratan bien, después de usar andadera por cuatro años ahora solo uso bordón y espero pronto no necesitar nada”.

El proceso para que la rodilla implantada se adapte a su cuerpo requiere tiempo y dedicación, pero el centro de rehabilitación está lleno y no puede brindarle más terapia, solo cada tercer día: “Es necesario que pongan un centro de rehabilitación formal en Ocotlán, a mí, la esperanza de caminar sin bordón me motiva”

No hay prótesis que quite las ganas de seguir

Parado frente a algunos espejos y apoyándose en un par de tubos Abelino González realiza rehabilitación. Originario de Jamay, tiene 44 años, a él, le amputaron la pierna por diabetes.

Abelino acude semanalmente al centro de rehabilitación desde hace un año, se transporta en camión y dice que no lo van a detener, una sonrisa llega a su rostro pues asegura estar en espera de la prótesis regalo del DIF; por ello la caminata es su terapia principal, afirma: “No hay prótesis que me quite las ganas”

La coordinadora de Servicios Médicos menciona que para lograr atender a personas con amputaciones es necesario crecer el área porque ya no hay espacio, cada día hay más enfermos, diabetes, hipertensión y esto provoca discapacidades, derrame cerebral o infarto cerebral. Es necesario contar con el espacio y el personal capacitado para cubrir tal demanda.

Rendirse, no

Florencia Peña Hernández, es madre de una niña de 11 años que padece encefalopatía isquémica hipóxica (se caracteriza por falta de oxígeno en el cerebro, las personas que sufren esto a menudo experimentan pérdida de la memoria, descontrol de sus movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca).

Florencia dice que haría todo menos rendirse ya que gracias a la rehabilitación su hija puede sostener la cabeza y abre las manos, la pequeña siempre ha sido atendida, falta mucho por hacer, ya que la enfermedad es progresiva, pero con electrodos y ejercicio poco a poco sostendrá su cuerpo.

Florencia dice: “Me gustaría que hubiera un centro para que atendieran más gente, es necesario echarle ganas, todo es posible”.

Sánchez menciona que se requiere la implementación de estimulación temprana ya que desde el mes de nacimiento se le enseña a la mamá a estar atenta y así poder detectar a tiempo cualquier enfermedad.

“Los niños van aprendiendo a hacer las cosas mal, presentan focos rojos se puede diagnosticar todo a tiempo, pero hay casos en los que ya no hay mucho por hacer” afirma la funcionaria del DIF Ocotlán.

Hay segundas oportunidades

Raúl Solorio Álvarez tiene cinco meses en rehabilitación, sufrió un accidente vial hace un año, sin embargo, la parte medica no era alentadora ya que permaneció en estado vegetal durante casi seis meses, su madre Soledad Álvarez asegura: “De no ser por Dios, mi hijo no estaría aquí de pie”.

Él paga $20 por rehabilitación tres veces a la semana, dice que le ha ayudado a volver a caminar, a recobrar las ganas de vivir, sin embargo, reincorporarse a sus actividades diarias no es algo que ve cercano, era mesero y es indispensable valerse por sí mismo para hacerlo y sus extremidades no están listas para ello.

Las esperanzas crecen y cambian la vida de las personas, despertar y saber que hay una nueva oportunidad, pese a la pesadilla vivida meses atrás.

Raúl afirma: “Es emoción, es esperanza, pero no se cuanto más este aquí, es necesario apoyar el centro, pero también fomentar la cultura vial, me fue bien, pero hay quienes no tienen la fortuna que yo”

Según la experiencia con otros pacientes la coordinadora comenta: “hay terapias que duran mucho tiempo, hay un tope donde sabes que ya no se puede hacer nada, pero, hay pacientes con discapacidades temporales (…) la frecuencia de jóvenes en silla de ruedas por lesión modular completa, columna, hemipléjicos, o del tórax, la rehabilitación ayuda mucho, pero el pronóstico no es muy alentador a la par tenemos que trabajar en la cultura vial, no solo es necesario un centro de rehabilitación”

El coordinador de Ambulancias de Cruz Roja Delegación Ocotlán, Francisco Rafael Lagunas Pérez, habla sobre el número de accidentes que se registran al día en el municipio: “Entre bomberos y Cruz Roja son más o menos siete u ocho al día y automovilísticos es mínimo, me refiero a que ocurren 15 accidentes en motocicleta por uno de automóvil”

Ambos coordinadores coinciden en que adolescentes y adultos son el foco de atención en accidentes viales y secuelas motrices de ellos.

No hay color que marque la necesidad

Para la construcción física del centro de rehabilitación se estiman cerca de seis millones de pesos, pero lo difícil será mantenerlo, equiparlo. De acuerdo con Sánchez, se ha ideado un plan de trabajo semejante al del Teletón, el salario no representa problema, hay especialistas que lo ven como labor social.

“Quiero dejar en claro que esto no es partidista, no es de la administración, no es de colores, es para los ocotlenses”, culminó Mónica Sánchez.


Más noticias:

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *