Ocotlán

Cumple 40 años de fallecido Padre Margarito Ortega, principal promotor del Prodigio de Ocotlán

  • El Padre Margarito dirigió la elaboración de los murales que se encuentran al interior del templo al Señor de la Misericordia.

Decisiones.- El 28 de julio, se cumplió el 40 aniversario luctuoso del Padre Margarito Ortega Valdés, quien fuera párroco en Ocotlán del año 1939 a 1947, y se convirtiera en el principal promotor de la devoción al Señor de la Misericordia, así como anfitrión y organizador de las fiestas correspondientes al primer centenario de su aparición.

Escribió un catecismo y un libro titulado “El Prodigio de Ocotlán” nombre que trascendió los años y hoy se ha convertido en el principal referente a este gran milagro, dentro de la fe católica. En los mismos festejos del centenario el Padre Margarito dirigió la elaboración de los murales que se encuentran al interior del templo al Señor de la Misericordia y que hacen alusión al Prodigio.

Historia

El Padre Margarito Ortega Valdés, nació el 22 de febrero de 1896 en La Laborcilla, municipio de Totatiche, Jalisco. Sus padres fueron don Manuel Ortega Camacho y doña Micaela Valdés.

Desde pequeño figuraba su protagonismo que incluso a sus 14 años de edad le toco presidir un mensaje de bienvenida al Arzobispo José de Jesús Ortiz en su visita pastoral a Totatiche.  Más tarde, a sus 22 años, fue designado como alcalde de la misma población, en donde dejó un gran legado de obras sociales que realizó tanto en la cabecera como en las rancherías, junto a su amigo el Sr. Cura Cristóbal Magallanes.

Posterior al cargo que ocupó de alcalde decide ingresar al Seminario, recién inaugurado por el Cura Magallanes, ahí confirmó sus estudios de filosofía y teología. En Totatiche entrelazó amistad con varios sacerdotes, como el entonces Padre José Garibi Ribera, el Padre Severo Flores, entre otros.

Al poco tiempo de abrir el seminario de Totatiche tuvo que clausurarse por los conflictos religiosos de finales de los años 20’s. El entonces seminarista Margarito colaboró con la continuidad bajo el clandestinaje del seminario y así siguieron con la formación de otras vocaciones al sacerdocio. Durante los movimientos armados de la cristiada el Sr. Cura Cristóbal y el Padre Agustín Caloca, párroco y vicario respectivamente se encontraban escondidos, preocupados por las represalias del gobierno.

Años más tarde fue ordenado sacerdote, el primer destino sacerdotal del Padre Margarito fue como formador del Seminario de Totatiche, después fue nombrado rector del Seminario de San Juan de los Lagos.

En 1939, fue designado párroco de Ocotlán por el Arzobispo José Garibi Rivera: “Don Margarito Ortega, teniendo usted la confianza de esta Sagrada Mitra por el celo que le anima para procurar la gloria y el bien de las almas, por el presente le nombro párroco inamovible de Ocotlán, parroquia que está vacante por el fallecimiento del Sr. Cura Francisco Sígala”.

A su llegada a Ocotlán continuo con la edificación del Santuario de Guadalupe, logrando la construcción de las bardas a una altura de más de cuatro metros.

A finales de 1947 fue nombrado Sacristán Mayor y Prebendado de la Catedral Metropolitana de Guadalajara, más tarde Canónigo del Cabildo Metropolitano. Falleció el 28 de julio de 1978.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *