Ocotlán

Crecen sin educación ambiental niños de Ocotlán

Ni escuelas ni gobierno ponen en práctica Ley.

Decisiones.- Los niños de nivel primaria en Ocotlán, no reciben una educación ambiental referente al manejo y reciclaje de la basura. Al menos cinco escuelas del municipio carecen de contenedores especiales para verter desechos orgánicos, inorgánicos y sanitarios, a pesar de ser obligatorio por la Ley de Gestión Integral de los Residuos del Estado de Jalisco.

Los desechos orgánicos como los alimentos, madera y plantas, deben llevar un proceso de compostaje. Los desechos sanitarios como las jeringas, cigarros, medicamentos y rollo higiénico, necesitan un proceso más cuidadoso para su separación y destino final.

Además, los residuos inorgánicos como el papel, plástico, cartón, vidrio, metales deben acumularse por separado para que cada material lleve un proceso de reciclaje o bien de confinamiento en lugares adecuados para su descomposición, tal como lo marca a grandes rasgos la Norma Ambiental Estatal 007.

Y aunque esta parte de la historia casi todos los niños la aprenden teóricamente en sus escuelas, no logran terminar el proceso de aprendizaje realizando prácticas, proyectos o incluso separando la basura en sus escuelas.

¿Por qué los niños y niñas no aprenden?

Los docentes coinciden en que los trabajadores y los camiones de la Dirección de Aseo Público de Ocotlán no están capacitados para separar la basura. Al revolverla, hacen inútiles los esfuerzos de separación de alumnos y maestros. Por otro lado, los programas de fomento ecológico son temporales y no se ejecutan por falta de recursos económicos y de interés.

La maestra Ma. del Refugio Bautista Palafox imparte clases en la escuela “Pedro María Anaya”, anteriormente tenían cuadrillas de limpieza integradas por alumnos, salían a limpiar las calles cercanas a la escuela y fabricaban juguetes con materiales reciclados, por falta de recursos dejaron las actividades.

La docente señaló que, aunque los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública (SEP), concientizan sobre la importancia del reciclaje y la separación de basura, al priorizarse asignaturas como Español y Matemáticas, lo ambiental pasa a segundo o tercer término. En ocasiones los alumnos del Centro Universitario de la Ciénega, acuden a la escuela para hacer dinámicas sobre la importancia del cuidado de medio ambiente.

Por su parte la directora de la escuela “Lázaro Cárdenas”, Berenice Hernández, indicó que en su escuela no se hacen actividades de separación de residuos por falta de insumos, pero la asociación de padres de familia recolecta residuos, los vende y utiliza el dinero para reparar el área verde de la escuela: “No tenemos actividades de obligatoriedad, porque serían ellos (Secretaría de Educación Jalisco) los que nos tendrían que brindar tambos, insumos o bolsas para separar nosotros la basura”.

Explicó que aproximadamente hace tres años recibieron un manual para elaborar proyectos de reciclaje por parte de SEJ, pero nunca les enviaron herramientas ni capacitaciones. No cuentan con promoción ambiental por alguna entidad gubernamental, sólo alumnos del CBTis 49 suelen hacer actividades de concientización ambiental en su escuela.

En la escuela “Diego Huizar Martínez”, no cuentan con un programa o proyecto de separación de desechos pero cuentan con una campaña donde los alumnos donan sus cuadernos y libros a nuevas generaciones con el fin de reciclarlos, esto según el director de la institución, Edwin Fonseca. Lo mismo ocurre en la escuela «Juan Gil Preciado».

Otras escuelas almacenan desechos, los venden y obtienen fondos para sus centros educativos, como el caso de la escuela “José López Portillo”. Los residuos de cartón y papel los juntan y venden a una recicladora y el plástico PET lo entregan a “Cleta la Carreta” (grupo de jóvenes ocotlenses que incentivan a los niños a juntar grandes cantidades de envases a cambio de otorgarles premios en especie como balones o juguetes).

El director del plantel, José Luis Medina, aseguró que los estudiantes de últimos grados construyen una composta donde vierten sus desechos orgánicos y después reutilizan la tierra, pero advirtió que aunque el papel de los padres en la educación es primordial, hay familiares que se quejan al considerar éstas actividades como esfuerzos físicos innecesarios.

En el colegio privado “Adolfo López Mateos”, los alumnos tomaron la iniciativa para separar y  reutilizar la basura, sus padres y profesores les apoyaron con instrucción en sus casas y aulas, además juntan tapaderas de plástico Polietileno de Alta Densidad (PEAD) y las entregan a una empresa que les da a cambio balones: “Tenemos un tambo con tapaderas para donarlas a una asociación que atiende a niños con cáncer y también en el receso los alumnos forman cuadrillas, llamados ‘Guardianes de la Limpieza’, para revisar que la escuela esté limpia y la basura se deposite en su lugar”, resaltó una de las maestras.

Irresponsabilidades del Gobierno    

La maestra en Políticas Públicas, Inmaculada Ramírez Rojas, quien se ha desempeñado en dependencias de Ecología y Cambio Climático, sostuvo en su columna para Decisiones que: “Por dolo, desconocimiento o carencias, no atienden las responsabilidades ambientales que por normatividad deben acatar autoridades y administrativos”, situación que tras platicar con diferentes docentes y dependencias comprobamos.

Los gobiernos municipales están obligados a “Crear, evaluar y modificar un programa Integral de Residuos Sólidos, así como un reglamento para normar la actividad de separación”. también deben implementar sistemas de manejo ambiental en todas sus dependencias y entidades, situación que tampoco sucede en Ocotlán.

El Ayuntamiento no tiene contenedores, vehículos ni un relleno sanitario aptos para separar adecuadamente los residuos del municipio, incluyendo los de las escuelas, por lo que ni las generaciones más jóvenes tienen un ejemplo a seguir en términos de separación de residuos.

Este medio solicito una entrevista a través de la Dirección de Comunicación Social, con la titular de la Jefatura de Educación, para conocer si llevaban algún control de los planes de residuos de las escuelas. Sin conceder la entrevista, contestaron que ellos no tenían esa información y aconsejaron hablar con la Dirección Regional de la Secretaría de Educación Jalisco (DRSE).

Ellos tampoco aceptaron la entrevista. De forma extraoficial, la DRSE aceptó desconocer el tema, pero aseguraron que las leyes deben cumplirlas el Gobierno del Estado.

Y aunque es la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET), por medio de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (PROEPA) quien debe multar o pedir que se cumpla la Ley y la NOM 007, es claro, que tanto el Ayuntamiento como la DRSE y los directores se delegan la responsabilidad entre ellos mismos.

Mientras tanto, los niños siguen mirando en sus libros cómo separar la basura pero en la escuela, en casa y en la calle se ven obligados a desobedecer la teoría por la falta de infraestructura para separar los desechos.

La sanción en Jalisco por no separar la basura conforme a la NOM 007, es de 500 a dos mil pesos. Según datos del Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco (IIEG), Ocotlán genera 76.233 toneladas de basura al día.

Tan sólo entre Jalisco y otros seis estados de la república reúnen el 53.7 por ciento de la basura que se genera en todo el país y es el segundo estado que más recicla sus residuos, de acuerdo con el INEGI.

Según el mismo Instituto el 57 por ciento de las personas no separa la basura porque la revuelven cuando la recogen y al 15 por ciento de la población no le interesa o le supone mucho esfuerzo.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido