OcotlánZMO

Habitantes cercanos al río Santiago podrían tener anomalías celulares

  • En el tramo correspondiente a Poncitlán los investigadores descubrieron cobre, hierro, zinc y arsénico.

Decisiones.- Una investigación del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) de la Universidad de Guadalajara (U. de G), reveló que el río Santiago continúa con altos niveles de metales pesados y contaminantes que dañan la salud de las poblaciones que habitan en las colindancias del afluente natural.

En un comunicado la máxima casa de estudios de Jalisco informó que en el agua del río concerniente a Juanacatlán se encontró mercurio y aluminio, elementos que propician distintos tipos de cáncer, además en el tramo correspondiente a Poncitlán los investigadores descubrieron cobre, hierro, zinc y arsénico.

La doctora Aída Alejandra Guerrero de León, investigadora del CUTonalá, sostuvo que a los habitantes de Juanacatlán no se les puede culpar por la contaminación que padecen ya que ellos cuentan con una planta de tratamiento, situación que no es igual en otros municipios por donde pasa el Santiago: “La cascada proviene de aguas arriba, de municipios como El Salto, Ocotlán, Ixtlahuacán de los Membrillos y Poncitlán”.

Adicionalmente a los metales pesados fueron descubiertas bacterias como la escherichia coli que se encuentra en los drenajes y otras bacterias provenientes de las coliformes fecales que llegan al caudal por la falta de tratamiento de los Ayuntamientos.

Una muestra de la población expuesta a metales pesados a lo largo del río Santiago, reportó anomalías en sus células, así lo demostró una investigación de la doctora Guadalupe Sánchez Parada del CUTonalá, investigadores del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), del Centro de Investigaciones Biomédicas de Occidente y del IMSS.

Las anomalías tienen que ver con la deformación y desintegración de los núcleos celulares, así como afectaciones del ADN, mismas que fueron encontradas en pobladores de Ocotlán y La Barca, por lo que los investigadores darán continuidad a las investigaciones para saber a ciencia cierta los daños moleculares que genera la contaminación de los afluentes en habitantes expuestos por cercanía.

Personal del CUTonalá seguirá realizando investigaciones para conocer los efectos que puede tener el agua en ratones para hacer conjeturas sobre los daños que podría tener en la salud humana, los primeros resultados de estas investigaciones estarán listos en enero de 2019.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cerrar