Opinión

Transparencia mediática

Hablar de transparencia en el gobierno implica que los organismos públicos informen a la sociedad sobre sus procesos, criterios de decisión, la administración de las finanzas provenientes de contribuciones y el impacto de sus decisiones para la gente: la transparencia no es un acto de bondad, es una exigencia constitucional que obliga a los gobernantes a conducirse con mayor responsabilidad y  rendir cuentas, en tanto que promueve que los ciudadanos sean más exigentes y participe más en los asuntos públicos.

El compromiso “real” del gobierno con la transparencia aún parece distante y el tema pareciera estar más vinculado a una novedad en la administración pública que, manipulada a modo, genera dividendos políticos a las autoridades en turno.

Ocotlán, por ejemplo, promueve haber sido calificado como el cuarto municipio más transparente del estado, según la evaluación 2016 del Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (CIMTRA). En contraste, el Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI) califica al municipio con 62 de un total de 100 puntos en su Evaluación de la Publicación de Información Fundamental 2016, donde señala que el gobierno municipal de Ocotlán incumple con proporcionar información completa, en tanto que llega apenas a 50 puntos la vigencia de la misma. Notable la contradicción.

Analizada a fondo, también resulta notoria la diferencia entre el ITEI –organismo autónomo facultado en cuestiones de transparencia- y CIMTRA en sus parámetros de medición, pues resulta que el segundo evalúa solo a 22 municipios de los 125 que tiene el Estado y representa 74% de la población. En resumen, los resultados no pueden ser referencia, pero cumplen el cometido de generar nota mediática.

Para empeorar el asunto, la recientemente implementada Plataforma de Nacional de Transparencia está deficientemente instrumentada, con formatos mal diseñados, de ahí que los resultados en el llenado y captura de información sean muy lentos y los avances poco alentadores. A un mes de que venza el plazo para que los organismos públicos obligados incorporen sus portales de Internet a la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), solo dos: Tlaquepaque y Guadalajara presentan avances reales en el tema. Ocotlán por el contrario, había cumplido sólo una de las 72 obligaciones requeridas en el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (SIPOT): las sanciones ya se advirtieron.

Actualmente, los municipios no dan la importancia debida al tema de la transparencia: invierten muy poco en personal y recursos para sus Unidades de Transparencia, cargan a éstas toda la exigencia, mientras que el resto del personal de los sujetos obligados simplemente no atienden los asuntos, como si no fueran su responsabilidad. El problema no es menor ni está aislado de las obligaciones de la función pública, porque un gobierno que no se preocupa por transparentar su gestión, carece de legitimidad y no genera confianza.


°Más Opiniones

Etiquetas

Mónica Tapia

Presidenta del Comité Directivo Municipal (CDM) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Ocotlán, Jalisco.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cerrar