Opinión

Recuperar nuestro futuro

Decisiones.- Vivimos en un estado de desesperanza. Recibimos todo el tiempo noticias sobre las tragedias que la humanidad enfrenta: desastres ambientales, guerras y conflictos interminables, hambre, corrupción, desigualdad, acoso… injusticia por todos lados. Hoy cosechamos los resultados de una política de ambición desmedida y deshumanización que se alentó y se normalizó desde el poder. Y por si la situación no fuera lo suficientemente desoladora, la política de la división y del miedo parece hoy triunfar sobre el diálogo y el entendimiento. 

    

Sin embargo, aún con tantas malas noticias y aún con tanto ruido, no debemos, no podemos perder la esperanza. Hay señales de sensatez y de personas valientes que han decidido levantar su voz y son una fuente de inspiración: en 2019, Greta Thunberg, a sus 17 años, con valentía logró concientizarnos de la urgencia climática y movilizó a millones para exigir que los gobiernos actúen ya ante el riesgo más grande que enfrenta la humanidad. En Jalisco no somos ajenos. Tenemos al río más contaminado del país; hemos sido testigos de inundaciones, incendios, plagas y desastres naturales sin precedentes y hemos vivido la falta de determinación de las autoridades para poner al medio ambiente en el centro de la toma de decisiones.

Malala Yousafzai, en 2012, después de haber sido víctima de un atentado terrorista cuando tenía 15 años, encontró fuerza para convertirse en activista y defensora del derecho universal de las niñas a la educación. En 2019, miles de mujeres en América Latina y en el mundo se unieron para decir fuerte y claro YA BASTA a la violencia que enfrentan todos los días sólo por ser mujeres. Hoy en Jalisco debemos trabajar para garantizar que las mujeres puedan vivir en paz y se gobierne con perspectiva de género.

    

David Hogg, de 19 años, junto a otros sobrevivientes a un tiroteo en una escuela de Parkland, Florida en 2018, decidieron empezar un movimiento para exigir control de armas en Estados Unidos. El acceso a armas en nuestro país, si bien es restringido por la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, genera una espiral de violencia que cada día cobra muchas vidas.

Las personas necesitamos asumir un papel histórico en seguir levantando la voz y seguir encontrándonos para trabajar juntas y juntos en construir el futuro que queremos. El camino para recuperar la esperanza está en un cambio que promueva la justicia social, el cuidado al medio ambiente, y el acceso a todos los derechos para todas las personas.

    

Queremos ser la generación que logre vivir sin miedo; que viva para vivir y no viva por vivir. 

Sigamos encontrándonos y sigamos recuperando la esperanza. Vale la pena luchar para recuperar nuestro futuro.

Etiquetas

Jesús Chavoya Moya

Ocotlense. Economía Financiera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido