Opinión

Navidad y fin de año

Decisiones.- Una de las fechas más importantes de la humanidad es la navidad. Ocasión que conlleva principalmente a la unidad familiar y la calurosa convivencia humana pero también a la derrama económica con el incremento temporal de la actividad comercial al ocurrir a las más altas ventas de todo el año.

En Ocotlán, desde los primeros días de diciembre las principales vialidades se ven diferentes luego de que en los comercios de Madero e Hidalgo, así como el tianguis navideño y en toda la zona contigua se ve el ir y venir de gente como parte de los efectos de la celebración.

Tras la entrega de aguinaldo, gradualmente se intensifica la presencia de gente y vehículos y así la aglomeración rebasa siempre a la capacidad de las autoridades viales para controlarlo, no obstante, el fervor navideño predomina en casi toda la gente y con ello aumenta también el nivel de tolerancia ante congestionamientos, autos estacionados en doble fila y otros que tapan el ingreso de cocheras particulares.

Esa tolerancia se ve en la convivencia entre familiares, vecinos y amigos, así como de la sociedad en torno a sus gobernantes cual si hubiera una tregua no pactada en la que por unos días al menos se deja a un lado el malestar ante las autoridades que ineficaces se apartan de su responsabilidad y compromisos, en el ejercicio público y en esto Ocotlán no es la excepción.

El año que se va deja por lo regular un saldo insatisfactorio, mismo que en la mayoría de la gente propicia que resurja un gran ánimo reivindicatorio que se decreta generalmente en el último de los 365 días, pero muchos de los grandes propósitos, especialmente algunas personas conseguirán en el nuevo año gradualmente y otros poco a poco se irán diluyendo en el transcurso de los meses venideros.

En el ámbito político tras la efervescencia de fin de año y la incipiente actividad proselitista muy pocos ciudadanos se enajenan de una realidad que pone en evidencia que, en Ocotlán, en materia de servicios y obra pública, la administración municipal quedó en deuda con la población e inevitablemente esto será cobrado en su momento en las urnas.

Así las cosas entre el consumismo, posadas, desvelos al calor de las copas, abrazos, regalos y buenos deseos, se va el último mes del año y con esto también se van expectativas para dejar su lugar a otras esta vez en un año electoral en que todo se promete y todo se espera pero que como cada tres años, alcanzarán su mayor nivel el primer domingo del mes de julio en las urnas y mientras tanto que mejor que sentir y decir desde lo más profundo de las emociones, como hacemos siempre cada que acaba diciembre: ¡Feliz navidad y próspero año nuevo!

Etiquetas

Bruno Acuña

Abogado litigante y Maestro en Educación, Catedrático en la Universidad de Guadalajara desde hace 12 años. Ex regidor en la administración 2007-2009, Coordinador General del Consejo Estatal de Promoción Económica y Director Jurídico de la Secretaría de Promoción Económica del Gobierno del Estado de Jalisco 2006-2012. Es corresponsal de Telemundo en Estados Unidos y trabajó con Jacobo Zabludovsky, Sergio Sarmiento, Nino Canún en el Grupo Radio Red. Fue Editor del diario Ocho Columnas y corresponsal del estado de Jalisco para TVC Noticias. Actualmente preside la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Ocotlán.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *