Opinión

Los jóvenes de Ocotlán se encuentran en el olvido

Decisiones.- Un reto importante para los gobiernos es la inclusión y el empoderamiento de las nuevas generaciones, esto sin importar las carencias o circunstancias ya que las oportunidades deben ofertarse y aprovecharse.

La urgente necesidad de concienciar a la juventud para que reclamen de los gobiernos los derechos que por años se les han quedado a deber.

El escenario luce complicado para ser joven: violencia y victimización; menos de la mitad que no llegan a la universidad; pocos y malos empleos, salarios paupérrimos; escasas posibilidades de ahorro y pensiones en vilo; pocas oportunidades de desarrollo y mala orientación vocacional; adicciones y depresión.

  • De acuerdo a cifras de la CONAPO poco mas del 30 por ciento de la población son jóvenes.
  • La tasa anual de homicidios y desapariciones de jóvenes es escandalosa.
  • La deserción escolar nos pone como estado en los primeros lugares a nivel nacional y en promedio el 46 por ciento de los jóvenes asisten a la escuela.
  • ENOE pone a los jóvenes con al menos un grado aprobado de educación media superior y superior tan solo al 32 por ciento.
  • Solo el 48 por ciento de los jóvenes se encuentra económicamente activo.
  • El 76 por ciento de los jóvenes son solteros, el 10 por ciento casado y 11 por ciento en unión libre.

Ese es el panorama que ofrecen las cifras oficiales y la realidad es que los jóvenes no entran en las prioridades de los gobiernos, podemos ver de manera clara como en nuestro municipio las políticas públicas en este sector de la población son casi nulas.

Los programas que se ofertan a los jóvenes, que dicho sea de paso son pocos, en realidad no están funcionando.

El llamado futuro de México aquí en Ocotlán no tienen espacios municipales para realizar deportes y basta hacer un recuento del número que tenemos y puede resultar muy baja la oferta de esos espacios y por si fuera poco si acudimos a esos lugares nos podemos dar cuenta que una sola cancha para practicar el futbol empastada completamente no existe, tampoco encontraremos una sola cancha de volibol o basquetbol con duela y al revisar lo que tenemos se encuentran en malas condiciones y sin mantenimiento.

Las adicciones en los jóvenes cada día son mayores y lo que si vemos proliferar son los bares que dicho sea de paso permiten la entrada de menores de edad y hasta el consumo de bebidas embriagantes.

Las oportunidades de empleo son pocas y mal remuneradas que prácticamente no alcanza para las necesidades propias de los jóvenes y menos para aquellos que ya tienen una familia que sacar adelante.

Las enfermedades de transmisión sexual también se encuentran en aumento.

La última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI arrojó que la paga de un profesionista está entre 9 mil y 11 mil 282 pesos mensuales. Para quienes no tuvieron la oportunidad de llegar a la universidad -98 de cada 100 jóvenes para 2016, de acuerdo con el Foro Económico Mundial- las oportunidades de un salario digno se encogen.

Además está el tema de las pensiones y los beneficios sociales, mismos que hoy en día escasean por el creciente número de empleos informales, las subcontrataciones y la precaria cultura acerca del ahorro para el retiro.

En los últimos siete años, el consumo de drogas aumentó en 47 por ciento entre la población de 12 a 65 años, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017. Entre la población de 12 a 17 años, el incremento fue de 125 por ciento, añaden datos de la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC). En el caso del alcohol, arrojó un aumento de 4.8 puntos porcentuales en ese periodo, entre la población de 12 a 17 años.

A pesar de este obscuro escenario, existe la esperanza en este sector de tomar los retos y volverlos oportunidades y ser una generación nueva que cambien el futuro para bien.

Peor aún es el reto para aquellos quienes decidan continuar con sus estudios hasta alcanzar la educación superior.

La situación educativa es crítica; también sus consecuencias económicas. La relación entre el grado educativo y el sueldo que percibe una persona suele ser directamente proporcional; es decir, a mayor grado educativo mayor remuneración salarial. Sin embargo, eso no siempre sucede.

Con este escenario, la esperanza se desdibuja para la juventud y un terrible indicador de ello es la cantidad de suicidios relacionados con la depresión. “el suicidio es un tema que tiene que ver con jóvenes de 12 a 29 años.

Es justamente aquí donde entra el gobierno con la corrupción, la falta de transparencia y de participación política-, hacen falta más y mejores políticas públicas que resuelvan los problemas de raíz, en lugar de políticas paliativas. Cabe mencionar que recientemente se aprobaron aproximadamente 14 sistemas de participación de la sociedad, incluyendo a los jóvenes pero de eso a llevarlo a cabo veremos cuanto tiempo pasa y se toma en serio al sector de la juventud y todos salimos de este problema de un futuro incierto.

Etiquetas

Edilberto Gómez Santiago

Asesor legislativo en el Congreso de Jalisco. Ex presidente del Comité Directivo Municipal del Partido Acción Nacional (PAN) en Ocotlán, Jalisco, 2017-2019.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido