Opinión

Los impuestos ambientales no explorados a escala local

Decisiones.- El escenario para los municipios en el país en materia presupuestaria será desalentador en los próximos años, debido a la nueva programación del gasto con enfoque de clientelismo social, el centralismo desorbitante, la demanda constante de servicios básicos ante un incremento poblacional y contextos de metropolización acelerados como en Ocotlán. Por tanto, las áreas de Tesorería y Planeación son fundamentales para localizar nuevos esquemas de financiamiento que aumenten la recaudación presupuestal.

Es ahí en donde un correcto diagnóstico del origen y destino del gasto público a escala municipal es importante para encontrar que más del 70 por ciento de los ingresos estimados en la Ley serán por las capacidades internas para ampliar su base de recaudación fiscal que se divide principalmente en impuestos, derechos y participaciones. Sin embargo, los primeros con enfoque ambiental siguen sin explorarse (ya sea por emisiones a la atmósfera, descargas, almacenamiento de residuos y extracción de material geológico) permitiendo que particulares que tienen grandes márgenes de ganancias por la explotación de los recursos naturales (directa o indirectamente) sigan en el limbo fiscal porque sólo pueden ser sometidas a compensaciones mediante esquemas de multas y sanciones económicas que son difíciles de comprobar.

De ahí que deriven en una presión constante para los gobiernos municipales cuando se presentan situaciones de contingencia o denuncias públicas imposibilitándolos a ejercer un férreo control sobre los particulares infractores. Con ello, existe un desaprovechamiento en la recaudación, restauración y protección ambiental que pueden ser subsanados por impuestos ambientales o “ecológicos” que han sido investigados y reafirmados institucionalmente como en la tesis de jurisprudencia emitida en febrero del presente año por la Suprema Corte de Justicia de la Nación para el Estado de Zacatecas.

Ocotlán, en esa tesitura puede sumarse a ese antecedente con la coordinación de más municipios de la entidad en donde esos impuestos permitan constituir los Fondos Verdes para combatir estratégicamente los efectos de la crisis climática que azota a la entidad y que está teniendo secuelas en el sistema de salud con el incremento de los vectores y su resistencia, casos como el Dengue lo confirman.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido