Opinión

La relevancia del presupuesto participativo para Ocotlán

Decisiones.- Desde hace varios años, diversas municipalidades en el país (como Ocotlán), han implementado lo que se conoce como presupuesto participativo. Lo cual es, a grandes rasgos, una consulta lanzada a inicios de año a la ciudadanía que tiene responsabilidades en materia de impuestos municipales a través del predial, para requerirle la opinión del destino de un porcentaje del presupuesto aprobado sobre un catálogo de obras a realizarse, considerando sus necesidades y prioridades.

Por ende, es un ejercicio que siendo importante no se le ha dado la dimensión necesaria que se requiere. Es así, que para este 2020, el Ayuntamiento de Ocotlán determina la elección entre 9 propuestas de proyectos: el abastecimiento de agua potable, la recolección de basura, la construcción de una segunda etapa de banquetas universales en el centro de la ciudad, el equipamiento del Malecón Poniente, la Construcción del CRIO (Centro de Rehabilitación Integral de Ocotlán), el equipamiento y/o remodelación de los parques Presidentes y el localizado en la colonia Lázaro Cárdenas; así como la rehabilitación del camino San Andrés o la construcción del Centro Recreativo, Deportivo y Cultural.

Dichos proyectos han sido consistentes con años anteriores en materia ambiental, debido a que la población “de a pie” tiene la percepción certera de la importancia de la conservación y creación de parques, la provisión de agua potable o la eficiencia de un sistema de recolección de residuos, porque se sabe que impacta directamente en la calidad de vida, en el desarrollo familiar de las comunidades y la reducción de los índices de marginación.

Ahora el reto que tienen nuestras autoridades es ampliar el presupuesto para años subsecuentes, así como la gama de proyectos y las áreas de implementación que no se reduzcan exclusivamente a infraestructura. Por otra parte, el reto de los ciudadanos es intervenir estratégicamente en las propuestas (específicamente las de orden ambiental) y generar un proceso de gobernanza que rinda frutos para consolidar la valiosa herramienta que representa el presupuesto participativo.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido