Opinión

La importancia de un Plan de Acción Climática Municipal para Ocotlán

Decisiones.- En los últimos años, la relevancia para la formulación de acciones técnicas vinculadas a la resiliencia y adaptación climática de las ciudades ha ido en aumento, debido a la exigencia del contexto global, así como a las iniciativas locales que pugnan por una planeación con enfoque en la sustentabilidad y en detener la degradación ambiental que incide directamente en el cambio climático.

Por ende, además de la normatividad local de tronco común, se debe diseñar, construir e implementar planes que contengan una serie de programas que incidan en la modificación de conductas de personas físicas y privadas, vinculadas al consumo, la producción, la generación de energía y la mitigación de emisiones móviles.

Si bien, a nivel nacional se han suscrito una serie de tratados internacionales como aquellos dados dentro de las conferencias de las partes (desde la primera en 1979, hasta la vigésima segunda realizada a finales del año pasado) o a través de acuerdos bilaterales, es innegable que el verdadero cambio está a escala local o municipal.

Aunado a lo anterior, varios organismos como el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI por sus siglas en inglés), mediante convenios de colaboración, han asesorado a ciertos gobiernos locales para la realización de sus planes de acción climática. Sin embargo, siguiendo una metodología adecuada y a través de un diagnóstico socio-ambiental preciso del municipio, se puede llegar a culminar un plan que cubra con los elementos.

Éste, debe contener diagnósticos en vulnerabilidad, agua, movilidad, energía, educación, vivienda, ingresos, uso de suelo, gestión y manejo de residuos; así como antecedentes, contexto normativo y una serie de acciones en lo general y específico, como:

  • Metas
  • Objetivos
  • Medidas a corto, mediano y largo plazo
  • Medidas para el sector turismo, salud, industrial, hídrico, biodiversidad, residencial, educativo
  • Ejemplos selectos

Sin embargo, también debe proyectarse el presupuesto, los actores o dependencias que intervienen, la visión multidisciplinaria, los indicadores que permitan medir el avance, los programas, proyectos y demás elementos que son indispensables para una correcta implementación de un plan de esa magnitud.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido