Opinión

La importancia de un Plan de Acción Climática Municipal para Ocotlán

Decisiones.- En los últimos años, la relevancia para la formulación de acciones técnicas vinculadas a la resiliencia y adaptación climática de las ciudades ha ido en aumento, debido a la exigencia del contexto global, así como a las iniciativas locales que pugnan por una planeación con enfoque en la sustentabilidad y en detener la degradación ambiental que incide directamente en el cambio climático.

Por ende, además de la normatividad local de tronco común, se debe diseñar, construir e implementar planes que contengan una serie de programas que incidan en la modificación de conductas de personas físicas y privadas, vinculadas al consumo, la producción, la generación de energía y la mitigación de emisiones móviles.

Si bien, a nivel nacional se han suscrito una serie de tratados internacionales como aquellos dados dentro de las conferencias de las partes (desde la primera en 1979, hasta la vigésima segunda realizada a finales del año pasado) o a través de acuerdos bilaterales, es innegable que el verdadero cambio está a escala local o municipal.

Aunado a lo anterior, varios organismos como el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI por sus siglas en inglés), mediante convenios de colaboración, han asesorado a ciertos gobiernos locales para la realización de sus planes de acción climática. Sin embargo, siguiendo una metodología adecuada y a través de un diagnóstico socio-ambiental preciso del municipio, se puede llegar a culminar un plan que cubra con los elementos.

Éste, debe contener diagnósticos en vulnerabilidad, agua, movilidad, energía, educación, vivienda, ingresos, uso de suelo, gestión y manejo de residuos; así como antecedentes, contexto normativo y una serie de acciones en lo general y específico, como:

  • Metas
  • Objetivos
  • Medidas a corto, mediano y largo plazo
  • Medidas para el sector turismo, salud, industrial, hídrico, biodiversidad, residencial, educativo
  • Ejemplos selectos

Sin embargo, también debe proyectarse el presupuesto, los actores o dependencias que intervienen, la visión multidisciplinaria, los indicadores que permitan medir el avance, los programas, proyectos y demás elementos que son indispensables para una correcta implementación de un plan de esa magnitud.

Etiquetas

Guadalupe María Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Municipio de Guadalajara. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Cerrar