Opinión

La fallida movilidad municipal

Decisiones.- En los últimos días el debate sobre el alza de la tarifa en el transporte público se ha centrado únicamente en las consecuencias que se tendrán para la población de la Zona Metropolitana de Guadalajara, sin embargo este tarifazo será aplicado también en ciudades medias, como es el caso de Zapotlán el Grande donde el aumento llegaría hasta este diciembre (vaya regalo navideño que recibiremos).

Es entendible que la atención esté concentrada sobre Guadalajara pues son los primeros afectados, además les llegó sorpresivamente, pero es aquí donde se debe aprender de lo vivido y comenzar a prepararnos para el peor de los escenarios en las ciudades medias donde con la reestructuración del sistema “hombre camión” a Ruta Empresa también trajo sinsabores en la nueva planificación de rutas, forzando los famosos transbordos a través de la división de rutas en dos tramos (Troncales y Complementarios).

Pensar en un sistema integral de transporte público en las ciudades medias es un gran avance para la movilidad dentro de núcleos urbanos cuyo crecimiento se ve reflejado cada día, es cuando se debe atender a las necesidades de la población para cubrir tramos más largos sin la necesidad de que esto merme su bolsillo, a final de cuentas los recorridos más largos no son comparables a los que se hacen en la Zona Metropolitana.

Entonces, partiendo de esa lógica y entendiendo que los contextos de las ciudades medias no se asemejan en nada a los de una urbe como Guadalajara, debería pensarse en un esquema de movilidad que se ajuste a las necesidades de cada ciudad media en lugar de imponerse un modelo que responde a la urgencia de dar solución al recorrido de tramos sumamente largos de Guadalajara.

El Gobierno del Estado no solo debe dar respuesta y solución a los desmedidos aumentos en la tarifa del transporte, también tiene que responder a las necesidades específicas de los municipios donde existe el modelo de Ruta Empresa para aliviar el malestar de una pésima reestructuración en las rutas, que no afecte la movilidad del pasajero y mucho menos su bolsillo. Es tiempo pues, de que se comience a pensar en el transporte como un servicio público, no como un negocio.

Etiquetas

Ángel Rolón

Soy de un pueblo tan grande que nos lo hicieron ciudad. Transcribo ideas y junto letras para hacer catarsis. Habito la política para hacer que el futuro sea posible y estudio para ser psicólogo.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. En Ocotlán, está igual la movilidad, como por ejemplo la gente que va rumbo a la universidad el camión hace mas de media hora recorriendo todo ocotlán. Pudiendo usar la avenida Efraín González donde día a días se ve gente caminando. Ya que el recorrido que hace ese camion rs bastante largl y lento..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido