Opinión

Frankenstein 21

Decisiones.- Hace tiempo que se anunció pero apenas la semana pasada pareció cuajar el penoso proyecto político que pretende ocupar la piel del cadáver llamado PRD, una melcocha que pretende llamarse «Futuro 21» y contender como oposición en los comicios de 2021 con figuras extrañas, impresentables y un tanto conflictivas para los partidos de los que emanan: Gabriel Quadri, Purificación Carpinteyro, Los Chuchos, Fernando Belaunzarán y José Narro, entre otros tantos muertos de la vida política mexicana.

Cabe destacar que no es una evolución como tal del Partido de la Revolución Democrática, sino un intento para rescatar el registro de éste, pues en las elecciones pasadas los resultados fueron todo menos favorables para este partido que fallidamente se alineó con un proyecto que defendía únicamente los egos de sus candidatos: el Frente, esa alianza entre PAN, MC y PRD para tratar de detener el impulso que le cargó la victoria a López Obrador en los comicios pasados.

La creación de este Frankenstein político llamado “Futuro 21” deja mucho que desear, no solo porque nació muerto, también porque se vale de una estructura que ya está hecha (la del PRD) y se ahorra el trabajo de hacer un partido desde sus cimientos, construyendo con las personas, yendo hasta las comunidades más alejadas y creando un contacto directo con sus representados. En lugar de eso replica las mismas prácticas de la partidocracia mexicana, valiéndose de espacios previamente amoldados y que están acéfalos. Resulta vergonzoso ver cómo nace un verdadero parásito que está dispuesto a anidarse en cualquier recoveco institucional que le permita mantenerse con vida, un parásito que está por estar y no para hacer o cambiar en las formas.

En el mismo nombre dejan claras las intenciones: buscan jugar en los comicios de 2021, ¿y después? ¿Acaso no se ven más allá de los periodos electorales? ¿La política solo interesa cuando el poder está en disputa y no cuando hay necesidades urgentes por resolver? Claramente no hay rumbo en “Futuro 21”, su futuro no pasa de tres años y porque son elecciones. Aquí no hay proyecto, solo intereses y ambiciones por no desaparecer de la esfera política nacional, un intento por seguir alimentando los egos y bolsillos de unos cuantos.

Como dije, este es algo que se hace de los cadáveres que salieron de otros partidos, unos ya extintos como el PANAL, otros irrelevantes como el PT, sin embargo no debemos desestimar sus alcances puesto que serán desterrados pero no dejan de tener la mala astucia para hacer triquiñuelas. Qué no se nos olvide que Quadri buscaba hacer su propio partido y ahora lo vemos en “Futuro 21” ¿Qué pasó ahí? Recordemos a Purificación Carpinteyro y sus aspiraciones fallidas a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, esas en donde a pesar de ser del PANAL prefirió decantarse hacia el lado de la candidata por el PRD. No olvidemos tampoco a José Narro y su frustrada candidatura a la dirigencia del PRI. La forma es fondo, “Futuro 21” está deforme y desfondado.

Etiquetas

Ángel Rolón

Soy de un pueblo tan grande que nos lo hicieron ciudad. Transcribo ideas y junto letras para hacer catarsis. Habito la política para hacer que el futuro sea posible y estudio para ser psicólogo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido