Opinión

El origen de las responsabilidades en la educación ambiental

Decisiones.- Comúnmente cuando hablamos de educación ambiental tendemos a relacionarla directamente con la obligación de los gobiernos hacia la población estudiantil para atender los tópicos de separación de residuos, cuidado del agua, cambio climático, entre otros.

Sin embargo, el desarrollo de una consciencia ambiental en el educando no se limita exclusivamente al entorno del aula, sino en llevar lo aprendido a la práctica mediante la correcta inducción que pueda darle el educador y las autoridades del plantel.

Por ende, la suma de lo descrito nos lleva a terrenos inhóspitos de la incongruencia, debido a que la gran mayoría de los planteles académicos (en todos sus niveles); por dolo, carencia o desconocimiento no atienden las responsabilidades ambientales que por normatividad deben acatar las autoridades y administrativos.

Un claro ejemplo, es la falta de construcción e implementación de los planes de manejo integral de residuos sólidos urbanos dentro de las instalaciones educativas, a los que están obligados conforme a la NAE 007 y la Ley de Gestión de Residuos estatales. Por tanto, se tiene un alto porcentaje de centros de educación que no cumplen con esta condición mínima. Ya ni se diga en materia de separación, debido a que no tienen contenedores adecuados para realizar una valorización temprana.

Aunado a lo anterior, hay una constante de malas prácticas al interior, como el abuso en el consumo de insumos de papelería, uso excesivo de unicel en los comedores, bajo seguimiento a huertos urbanos instalados al interior de sus instalaciones, diseños curriculares que desincentivan la praxis del cuidado ambiental que en su acumulado propician bajos incentivos para que los educandos se forjen como seres humanos conscientes por el cuidado y protección del entorno.

Con base en lo anterior, se puede determinar que el origen de las responsabilidades en la educación ambiental en nuestro país va más allá del salón de clases, implica el correcto engranaje de un sistema educativo en donde cada área asuma sus acciones en pro del medio ambiente al punto de modificar formas de organización, así como hábitos de operatividad dentro y fuera del aula.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido