Opinión

El “efecto mariposa” de la corrupción

Decisiones.- Desde hace décadas México se ha posicionado como uno de los países con mayor grado de corrupción a nivel global, así lo demuestran diversos estudios emitidos por agencias y organismos nacionales e internacionales, tales como el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia, el Instituto Mexicano para la Competitividad, el Centro de Investigación y Docencia Económica, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Transparencia Internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el Banco Mundial, entre otras.

Comúnmente solemos encontrar en los medios públicos menciones asociadas a casos de corrupción en su mayoría realizadas por funcionarios públicos, ya sea mediante actores materiales o intelectuales de esos hechos, que producen diversas reacciones entre la población receptora de esos mensajes.

Por otra parte, el “efecto mariposa” ha sido un término muy divulgado en los últimos años, el cual surgió de la teoría del caos y del cómo los nuevos sistemas societales cada vez tienen más componentes de dinamismo que complejizan el encontrar altos grados de certeza en los efectos a mediano y largo plazo. De ahí que es un poderoso aliado para tratar de dilucidar el porqué pequeños actos de corrupción realizados por individuos en el ámbito público pueden desencadenar consecuencias desastrosas para el desarrollo del país.

En materia ambiental, es frecuente localizar casos muy específicos que invaden la esfera de la total impunidad, que se repiten reiteradamente hasta convertirse en un comportamiento casi predeterminado en las tomas de decisión realizadas por las autoridades competentes: la invasión de áreas protegidas, la contaminación a cuerpos de agua, la destrucción de la masa forestal para fines productivos e inmobiliarios, el “moche” dado entre autoridades y particulares para inhibir o erradicar sanciones administrativas o penales, y demás ejemplos.

Después de que se revela y se difunde a los medios la situación relacionada, el sentimiento de frustración generalizado se hace evidente hasta difuminarse el recuerdo con el tiempo, algunas veces lo mediático tiende a trivializarlo. Sin embargo, se debe dejar de pensar que son hechos aislados, que nada puede modificarlos.

Por cada acto de corrupción, sus dimensiones y escalas impactan en formas diferenciadas no sólo a corto, sino a mediano y largo plazo. Producto de ello es la consolidación de un sistema que hace permisible el beneficio privado por sobre el bien público, donde cada acción afecta no sólo a un apéndice del ecosistema, sino que desestabiliza equilibrios naturales y sociales. Que pueden ser cuantificados en materia económica, de salud pública, de inclusión social. De ahí que el “efecto mariposa” se haga presente, mostrando que las personas involucradas no hacen transacciones que tengan repercusiones aisladas.

 

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido