Opinión

Concesión vs. Administración del Estado: el debate sobre la basura en Ocotlán

Decisiones.- El pasado 2 de noviembre del presente año, a través de este medio, se expuso el interés por parte del regidor presidente de la comisión de Aseo Público del Ayuntamiento de Ocotlán, por concesionar el servicio de aseo público domiciliario en Ocotlán, “debido a la poca capacidad restante del vertedero municipal, la falta de unidades de recolección, las irregularidades en la tira de desechos tóxicos y la falta de recurso económico para recolectar…”, por citar algunos de los factores que aquejan a la población ocotlense.

Sin embargo, actualmente el coste de la operación anual está entre los 9 millones 200 mil pesos, de los cuales más de la mitad se van al capítulo de gasto de servicios personales para abarcar 18 rutas que transitan por el territorio municipal, las cuales disponen los residuos en el vertedero San Juan Chico. De los rubros restantes, casi un tercio se destina a materiales y suministros; y el restante es erogado en servicios generales y bienes muebles, inmuebles y tangibles, respectivamente.

De ahí, la necesidad de proveer de una mayor infraestructura que alcance a cubrir la creciente generación de RSU en Ocotlán, que el INEGI durante el 2010 contabilizaba en 108 mil kilogramos diarios para una población de casi 93 mil habitantes (aproximadamente 1.1 kg diarios per cápita).

Si bien los esquemas de concesión siguen siendo una válvula de escape para los gobiernos municipales con el objetivo de mermar la gran carga administrativa y de gestión que les implica el atender una problemática de orden común que exija la provisión de un servicio público, es importante resaltar que no son la panacea que resuelva las incapacidades o limitantes de las administraciones públicas.

Por ende, en el proyecto que se discuta en cabildo debe contener un diagnóstico preciso (técnico-jurídico), un plan de trabajo, escenarios factibles, cláusulas delimitadas y el compromiso compartido entre empresa-gobierno por asegurar la ejecución del servicio público sin demeritar la calidad del mismo.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *