Opinión

Como frijol de CONASUPO

Decisiones.- Ayer la oposición salió a marchar, para variar, convocada bajo consignas antiobradoristas y sin una propuesta clara. Obviamente ahí estaba la derecha más recalcitrante, personas sin legitimidad y con intereses económicos de por medio que juran defender la soberanía nacional de los oscuros intereses castrochavistas que el presidente está imponiendo en México. Junto a ellos, una clase media que empatiza más con la élite y se siente parte de ella.

Hay una frase popular que dice “Eres como el frijol de la CONASUPO: malo y picado”, haciendo referencia a la insistencia de alguien que no sabe hacer las cosas pero sigue duro y dale queriendo que salgan. Así se puede describir también a la oposición que ha salido a marchar en repetidas ocasiones en contra del presidente, esa que de no ser por la cancelación del NAICM no se hubiera molestado en salir de sus casas en Santa Fe. 

No es por echarle flores al gobierno, ya sabemos que éste ha tenido fallas graves y notorias en la estrategia de seguridad, la defensa de periodistas, certezas en materia de protección ambiental y se le puede seguir añadiendo, ¿pero de qué sirve realmente la actual oposición si no se pronuncia con firmeza sobre estos temas? Tienen escaños en ambas cámaras pero no los usan, tienen acceso a medios pero los utilizan para pregonar y autoproclamarse dueños de la razón absoluta ¿así cómo tomarlos en serio?

Se deben señalar los errores, las inconsistencias y las áreas de oportunidad pero siendo conscientes de sus sesgos y alejados de su privilegio, de las fobias infundadas y la paranoia de la fantasía comunista. Las marchas en contra del gobierno de Andrés Manuel carecen de un sustento creíble, no generan empatía hacia una causa común, no han dejado de parecer gritos de una minoría que ve vulnerada su condición de privilegio. No hay agenda marcada más allá de decir que el actual gobierno está mal.

La crítica absurda sirva tanto como la incondicionalidad y el silencio dentro de la administración federal, ambas se olvidan de ponderar y argumentar; prefieren enfocarse en gritar absolutos para seguir jalando agua a su molino sin ofrecer contrastes. Así no se llega a ningún lado, mientras el ejecutivo hace su fiesta en el Zócalo otros se empeñan en creer que están luchando por las causas realmente justas del país. Al final nada cambia y todo sigue conforme a la narrativa de quien ostenta el poder sin un contrapeso real.

La oposición no sabe actuar como tal porque nunca lo había sido, sin embargo no debemos olvidar que bajo las consignas descoordinadas y lonas mal escritas está una masa reaccionaria que, a pesar de aún no descubrir cómo fregados organizarse, está hambrienta de recuperar el poder y la certidumbre que éste les daba sobre sus privilegios. Imagínense qué va a pasar cuando aprendan a escribir bien sus consignas o descubran la manera de articularse fuera de Santa Fé.

Aún y con todo lo que ha sucedido dentro del primer año de gobierno no hay quien haga entrar en razón a las personas que siguen marchando contra la gestión de AMLO, siguen ahí alertando sobre un supuesto régimen comunista siendo que muchas de las acciones y decisiones del gobierno parecen ser más neoliberales que nada. No dejan de ser como el frijol de la CONASUPO.

Etiquetas

Ángel Rolón

Soy de un pueblo tan grande que nos lo hicieron ciudad. Transcribo ideas y junto letras para hacer catarsis. Habito la política para hacer que el futuro sea posible y estudio para ser psicólogo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenio protegido