Opinión

Algunos apuntes sobre los incendios

Decisiones.- Al hablar de incendios nos enfrentamos a una serie de elementos técnicos, económicos, sociales y medioambientales que deben atenderse para establecer un escenario adecuado en el cuál actuar, ya sea mediante la prevención o la reacción. Por ende, el incendio del pasado 11 de abril en el Bosque de la Primavera, nos obliga a replantearnos en lo local, como sociedad y gobierno, el papel que debemos tener para preservar los pocos “pulmones” ecosistémicos que tenemos en nuestra entidad.

Si bien, las estadísticas a nivel nacional provistas en el Sistema Nacional de Información Forestal (SNIF) durante el período 2010-2015 (el más vigente que tiene registrada la plataforma), muestran lo siguiente:

captura

En donde, la cantidad de connatos fluctuaron al alza durante los primeros tres años y que posteriormente disminuyeron considerablemente. Sin embargo, la intensidad de los mismos se ha incrementado, debido al arrastre de hectáreas y al daño ocasionado en el arbolado adulto.

Lo anterior pudiera significar un oscuro panorama para la cobertura forestal en el país, así como para los efectos colaterales de los mismos, debido a como lo señalan Mercer et. al. (2005) propician severos impactos en el paisaje, la biodiversidad, la calidad de las aguas, las actividades de ocio, el turismo, la explotación maderera, un riesgo elevado sobre las propiedades y las vidas de los individuos.

Sin embargo, los constantes avances en el área de manejo del fuego a través de las universidades, los centros de investigación, las diversas organizaciones de la sociedad civil y las áreas técnicas gubernamentales, para que se apliquen una mayor cantidad de recursos públicos en su prevención, han resultado en cambios relevantes en las acciones a seguir a posteriori, como aquellas señaladas por Pichel, 2011: no reforestación inmediata (menos si se tratan de especies de alcornocal adulto), generación de camas sobre la zona afectada a partir de ramas trituras y la siembra de hierbas de ágil reproducción, con el objetivo de que el suelo se siga aireando.

Etiquetas

Inmaculada Ramírez Rojas

Se desempeña como Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia del Gobierno de Zapopan. Durante la administración 2015 al 2018 del Gobierno de Guadalajara fue la Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Resiliencia. Estudió la Licenciatura en Estudios Políticos y Gobierno, la maestría en Políticas Públicas por la Universidad de Guadalajara y actualmente está en el posgrado de Administración y Políticas Públicas por la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido