Opinión

Aguantar

Decisiones.- Continuamente escucho de diferentes personas que hacer política es “aguantar”, y quizá dependa del lugar desde el que hagas política, pero realmente cuando las personas repiten lo mismo pareciera que están contando su propia experiencia, como si “aguantar” fuera el comodín para expresar las inconformidades y sinsabores que vivieron. Bien decía Fidel Velázquez: “El que se mueve no sale en la foto”.

Estas prácticas no son para nada defendibles, pues entorpecen la función de cualquier institución, silencia las críticas y en el caso de la función pública, nos deja secretarías acéfalas a causa de la necedad. Tal es el caso de la reciente renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, misma que nos deja entrever los problemas de comunicación dentro de la 4T así como la falta de tolerancia hacia la crítica, un problema que habíamos notado desde el exterior pero visto desde el interior es todavía más preocupante, pues si no escucha a los suyos ¿entonces quién le pone los pies en la tierra al Gobierno Federal?

Otra renuncia que hubo esta semana fue la del Superdelegado Carlos Lomelí, un evento que más allá de tambalear a la 4T vino a reforzarla, pues haber sacado de la jugada a un personaje de la política jalisciense tan oscuro como Lomelí le dio un respiro al Gobierno Federal para soportar mediáticamente la salida de Urzúa, aquí es donde se debe demostrar que el buen juez empieza por su casa.

Con lo anterior considero que “aguantar” va más allá de tolerar indiferencia y malos tratos, significa retraer los propios principios para crecer dentro de un espacio político que después te limitará cuando no le seas necesario o te vuelvas incómodo, así le pasó a Urzúa y también así renunciaron a Lomelí, en ambos casos el “aguante” dejó de ser suficiente, para el primero sus principios se flexionaron lo más que pudieron y el segundo fue tolerado hasta donde políticamente fue insostenible.

¿“Aguantar” es entonces parte de la política? Tal parece que sí, aunque depende del espacio político donde te desarrolles, que en el caso de la 4T se ha vuelto bastante enfermizo al llenarse de impresentables (como Lomelí) y sordo ante la crítica interna (en el caso de Urzúa). Aguantemos nosotros que nos queda mucho camino.

Etiquetas

Ángel Rolón

Soy de un pueblo tan grande que nos lo hicieron ciudad. Transcribo ideas y junto letras para hacer catarsis. Habito la política para hacer que el futuro sea posible y estudio para ser psicólogo.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
error: Contenio protegido